A lo largo del mundo existen diversas opiniones en torno a la salud, pero una expuesta recientemente por Iván Darío González Ortiz, viceministro de Salud Pública en Colombia, ha causado controversia. Todo gracias a una declaración con la que algunos pueden estar de acuerdo y otro no.

El funcionario colombiano comentó que los sistemas de salud son un reflejo de cada sociedad. Esto implica tanto aspectos positivos como negativos y puede funcionar como un parámetro para conocer las virtudes y carencias de cada país.

¿Cómo es el sistema de salud mexicano?

Si lo comentado arriba se traslada a México, se pueden obtener diversas conclusiones. En el caso de nuestro país, algo evidente es que el sistema de salud pública se encuentra fragmentado. Es debido a eso que existe el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la Secretaría de Salud. A pesar de lo anterior, uno de los proyectos de Andrés Manuel López Obrador contempla la unificación.

Otro grave problema es la falta de personal en las unidades médicas y la mala distribución de personal en el país. Mientras que en las grandes ciudades existen diversas unidades de salud, en las zonas rurales no se cuenta con la suficiente infraestructura hospitalaria.

También se deben mencionar los problemas respecto al abastecimiento de medicamentos en las unidades de salud.

Finalmente, pese a los inconvenientes enlistados, los profesionales de la salud de México siempre se han mantenido estoicos y de manera ejemplar ofrecen servicio con las herramientas que tengan a su disposición. Sólo basta recordar los trágicos sucesos provocados por los sismo de septiembre de 2017 y ver la forma en que se ofreció atención a toda la ciudadanía.

Al final, si se toma en cuenta la frase inicial, el sistema de salud mexicano muestra que a pesar de las carencias y diferencias, existe la preocupación por ofrecer lo mejor de cada uno a los pacientes.