Lumbalgia: Funcionalidad de los AINES en su tratamiento

492

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) define la lumbalgia como la presencia de dolor en la región lumbar, particularmente la espalda y la cintura. Sin embargo, afirma que en ocasiones esta molestia puede extenderse a glúteos y otros músculos. Como se trata de un padecimiento muy común, llega a afectar a hasta el 80 por ciento de la población en México.

Si entre tus pacientes cuentas con personas que padecen de obesidad, personas que frecuentemente deben realizar esfuerzos para levantar o transportar objetos pesados manualmente o bien personas están expuestas constantemente a accidentes o caídas, su riesgo de padecer lumbalgia es mucho más alto que el del resto de la población. Aunque generalmente se presenta de forma aguda, en ocasiones puede tener síntomas crónicos.

Detectar este tipo de padecimientos debería ser relativamente sencillo para ti y tus colaboradores, pues con una exploración en la espalda y un par de ejercicios se puede determinar la zona de donde se origina el malestar. Aunque muchos pacientes creen que pueden dejar que el dolor pase sin tratamiento, es importante que les comuniques que la lumbalgia puede sobrellevarse más fácilmente con el uso de fármacos o terapias que reduzcan los síntomas.

Según el tipo de lumbalgia que presenten tus pacientes, el tratamiento podría llegar a ser distinto. Si se trata de un dolor agudo de características incapacitantes, la mejor opción tal vez sería la aplicación de tratamientos fisiátricos que, mediante calor, frío, masaje o estimulación eléctrica, se reduzcan significativamente los síntomas. En casos más extremos, podría ser necesario llevar a cabo una cirugía, en particular en circunstancias crónicas.

Pero definitivamente la opción más común es la farmacológica. A través de medicamentos orales o inyectados se puede reducir la inflamación y dolor de la lumbalgia para proveer un alivio casi inmediato a tus pacientes. En este sentido, una de las alternativas con menos efectos secundarios son los AINES tópicos, cuyas consecuencias en el organismo son muy reducidas comparadas con las de otras sustancias.

Entre los AINES de administración tópica destaca Actron Gel de Bayer, solución que, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal Clinical Pharmacy and Therapeutics, ha mostrado resultados terapéuticos equivalentes a las opciones orales (en ibuprofeno 400mg), pero con una menor probabilidad de desarrollar eventos adversos.

Actron de Bayer
Actron de Bayer