Hasta el momento la pandemia ha provocado 33 millones 502 mil 430 casos confirmados y un millón 004 mil 421 defunciones por Covid-19. Pero además también ha impactado en la integridad de la mayoría de la población mundial. Una cantidad innumerable de personas ha perdido su fuente de empleo y muchos permanecen sin una estabilidad laboral. Inclusive existe el riesgo latente de que la situación se extienda durante gran parte de 2021.

Por otra parte, también son numerosas las investigaciones que se han realizado alrededor del mundo acerca de la enfermedad. Desde sus síntomas y secuelas hasta su forma de transmisión. Uno de los hallazgos más importantes fue cuando se identificó que el virus SARS-CoV-2 es capaz de permanecer activo en el aire.

A partir de ese momento inclusive la Organización Mundial de la Salud (OMS) modificó sus guías médicas. Mientras anteriormente los cubrebocas sólo se recomendaban para personas enfermas de las vías respiratorias, ahora la indicación es que todos los deben utilizar. Es un método que ayuda a evitar el contagio a otros pero también es una forma de protección.

Aumentan los contagios en interiores

En cuanto a espacios cerrados como oficinas, escuelas y consultorios médicos, la indicación es contar con ventilación. La primera opción es que sea natural aunque también se puede contar con alternativas como aire acondicionado. Pero ahora eso podría cambiar a partir de un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Cambridge y publicado en la revista Journal of Fluid Mechanics.

A través de una investigación se corroboró que los sistemas artificiales de ventilación sí son capaces de propagar la enfermedad. Al hacer el análisis se observó que existen partículas del virus en gotitas y aerosoles que permanecen en el aire en circulación. Por lo mismo, todos los habitantes del espacio estarían expuestos a contagiarse.

De igual forma, el trabajo es claro al afirmar que la tendencia actual es que cada vez existen mayor transmisión de la enfermedad en interiores que en exteriores. Influye que las personas han comenzado a regresar a sus trabajos presenciales y también por el tiempo que permanecen expuestas.

Cómo reducir riesgos dentro del consultorio

Por otra parte, cuando se trata de lugares como consultorios médicos, lo ideal es contar con ventanas y puertas abiertas para permitir una ventilación natural. En la medida de lo posible se deben evitar alternativas como aire acondicionado o ventiladores eléctricos. Aunque sin importar la circunstancia siempre debes permanecer con el cubrebocas colocado de manera correcta. Con esto disminuyen las probabilidades de contagio dentro de tu espacio de trabajo.