El cáncer de mama es uno de los más letales en México. No solo es una causa líder de mortalidad entre las mujeres del país. También tiende a aparecer hasta 10 años antes que en las pacientes europeas. Aunque muchos tipos de esta neoplasia tienen tratamientos adecuados, otros son mortales. Específicamente, los triple negativo. Una solución podría estar en la leucemia.

Dicha alternativa fue descubierta en una investigación liderada por el Hospital Houston Methodist. Las conclusiones aparecen descritas en la revista Cancer Research. De acuerdo con Stephen Wong, coautor del estudio, la metástasis es común en el cáncer de mama triple negativo. Si alcanza al cerebro, es mortal. Pero un fármaco para la leucemia parece impedir este efecto.

Este compuesto detuvo a las células cancerígenas. Les impidió comunicarse con los organismos del cerebro cuando llegaron desde el pecho. Esto significa que podemos reutilizar un fármaco para la leucemia para prevenir la expansión de los tumores. Los hallazgos podrían convertirse en una revolución para el combate y tratamiento de la enfermedad metastásica en el cerebro.

La edelfosina, una poderosa opción para leucemia y cáncer de mama

Para su estudio, los investigadores analizaron miles de compuestos existentes. Buscaban un fármaco que pudiera evitar la metástasis del cáncer de mama hacia el cerebro. Confirmaron que esta expansión parecía facilitar el trabajo de adaptación de los tumores. Entonces hallaron la edelfosina. Este medicamento se aprobó para tratar leucemia y algunas neoplasias cerebrales.

Se realizaron pruebas de este fármaco para la leucemia en ratones. Se le provocó a los animales cáncer triple negativo y se forzó a las células madre cancerígenas a viajar al cerebro. Con la edelfosina, estos organismos nocivos no pudieron crear tumores. Así, la metástasis no pudo concretarse. Hong Zhao, coautor del estudio, apunta que el estudio puede ahorrar tiempo valioso.

Todavía hacen falta cubrir las necesidades para medicamentos que combatan la metástasis cerebral. La edelfosina ya fue aprobada por la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA). Como el fármaco contra la leucemia ya puede usarse, queremos hacer pruebas con él. En los próximos años podríamos entrar a la fase dos de estudios clínicos.