Dentro de la Medicina es necesario mantener un comportamiento ejemplar en todo momento. Desde la parte formativa es una cuestión en la que siempre se hace énfasis, en especial al mostrar respeto hacia los superiores desde la manera en que se les dirige la palabra. Cualquier tipo de falla o comportamiento erróneo es mal visto por los pacientes y puede provocar que no quieran regresar contigo. Aunque a partir de la magnitud del error también puede derivar en otros aspectos de índole legal.

Ahora bien, el respeto no es exclusivo hacia los pacientes sino también a todos los que conforman un equipo de trabajo. Todos los colaboradores son igual de valiosos y siempre debe de prevalecer una relación cordial y de amabilidad dentro del consultorio. De no ser así se provocarán roces y fracturas que dañan a todo el entorno y generan un mal ambiente laboral.

Acciones que no deben ocurrir en un hospital

Todo lo anterior es mencionado por un reciente caso que ha causado indignación dentro del gremio de la salud. El origen se encuentra en la acusación que recibió un médico del Hospital Can Misses de Ibiza en España de parte de dos enfermeras. Ambas lo denunciaron por tocamientos no consentidos, lo que les provocó secuelas psicológicas graves e inclusive tuvieron que renunciar al nosocomio.

A decir de la parte acusadora, el primer caso ocurrió en 2013 y el segundo un año después, aunque en ambos se siguió una misma estructura. Las enfermeras refieren que, con engaños. el médico les propuso realizarles un masaje relajante. Con dudas cada una aceptó y fue entonces cuando el también anestesista aprovechó la situación de privacidad para tocar de manera indebida con riesgo a cometer abusos más graves.

Después de una larga batalla legal, durante esta semana un juez determinó que el galeno era culpable aunque todavía no había fijado una condena. Lo que se había mencionado es que debía pasar al menos un año en prisión e indemnizar con cinco mil euros a cada enfermera por los daños causados.

Médico acusado prefiere el suicidio a la cárcel

Pero el problema aumento todavía más de magnitud debido a que el anestesista fue encontrado sin vida dentro de su hogar. Después de realizar la autopsia pertinente se confirmó que se trató de un suicidio. Con base en el reporte se indica que el médico se inyectó una dosis de potentes sedantes que fueron los responsables de su muerte.

Por su parte, se debe recordar que los médicos ocupan el primer lugar a nivel mundial dentro de las profesiones con la mayor tasa de suicidio. Mientras que una de las formas más frecuentes con la que terminan con su propia existencia es con el abuso de medicamentos, en especial por el conocimiento que tienen con respecto al funcionamiento de cada uno.