¿Médico autoritario o informativo?, ¿cuál eres tú?

0
376
Doctor with female patient

Desde sus orígenes, la práctica médica se ha encontrado íntimamente ligada con la comunicación interpersonal, pues sólo a través de ella es que se puede lograr un acercamiento más empático con los pacientes.

Entre los beneficios de una buena comunicación para tu consultorio médico se encuentra la fidelización de tus pacientes, la cual a su vez derivará en un mayor número de recomendaciones boca a boca. Recuerda, más pacientes significa un mejor ingreso. Por eso, debes comprender que lo que entiende tu paciente, es el resultado de una comunicación real basada en la confianza.

La comunicación y las diferentes actitudes del médico

Ya sea durante las entrevistas en el consultorio, en los controles periódicos o al momento de intentar cambiar hábitos en tus pacientes, la comunicación que emplees con ellos es básica para fortalecer la relación médico-paciente.

A continuación te presentamos las diferentes clases de actitud que el médico suele tomar cuando está frente a sus pacientes:

Autoritario

  • Generalmente impone las pautas de modo inapelable, a veces con amenazas o recriminaciones.

Coercitivo

  • Menciona perentoriamente a sus pacientes qué medidas de acción debe tomar, dejando poco margen para que el paciente pueda realizar sugerencias.

Informativo

  • Suele adoptar un tino informativo e impersonal, brindando al paciente la información que necesita, sin embargo, existe poca interacción humana.

Argumentativo

  • Es un profesional que razona y negocia con sus pacientes para decidir el tratamiento a seguir, tomando en cuenta las necesidades y aspiraciones de las personas.

Persuasivo

  • Trabaja para convencer a sus pacientes apelando a razones que sabe  verdaderas pues son la mejor opción para ellos.

Estimulante

  • Es un experto potenciando los conocimientos adquiridos por el paciente y lo incita a ampliarlos y aplicarlos en su propio provecho.

Motivacional

  • Invita a su paciente a apegarse a su tratamiento a través de técnicas emocionales, bidireccionales y empáticas.

Si después de leer esta clasificación te das cuenta que te encuentras en los muy arriba, posiblemente seas un médico más dominante, con lo cual te estarás alejando de ofrecer satisfacción a tus pacientes y es un camino que posiblemente te lleve a ser un profesional destacado.