Los médicos siempre han estado expuesto a múltiples riesgos y peligros por la simple realización de su trabajo. Al estar en contacto directo con personas enfermas se exponen a contagiarse y justo eso es lo que ha ocurrido con la actual pandemia de Covid-19. A la fecha se estima que el 22 por ciento de los infectados corresponde a personal del área de la salud. Pese a este panorama todos han continuado con sus labores para no dejar desamparados a los pacientes que requieren de ayuda.

El inconveniente es que muchos médicos dejan al descubierto su integridad para proteger la de los demás. Aunque es un acto noble también es peligroso porque puede llegar a costarles la vida.

Médico fallece por Covid-19

Precisamente uno de los casos más recientes que ha llenado de luto al gremio de la salud es el ocurrido con el Dr. Juan José Callejas Esponda.

Desde que inició la actual crisis sanitaria, el galeno con residencia en Puebla fue uno de los más responsable. En su caso, mostró preocupación por sus colegas así que inició una campaña para regalar caretas a todo el personal de diversos nosocomios de la entidad. No sólo se trataba de un gesto altruista sino que buscó contagiar su entusiasmo a la población en general para que replicara esta acción.

Mediante donaciones y con recursos propios entregó más de cinco mil caretas a médicos, enfermeras, camilleros, residentes y personal administrativo.

En especial en fechas recientes se ha visto cierto rechazo contra los médicos por considerar que son focos de infección. Eso los ha dejado desprotegidos y ha impactado en su estado de ánimo por los ataques constantes de los que son víctimas.

Hospitales a máxima capacidad

Aunque de manera trágica, en días pasado el Dr. Juan José se contagió de Covid-19. El mayor problema es que debido a la saturación que enfrentan los nosocomios en Puebla, a los cinco que acudió para solicitar atención le indicaron que estaban a su máxima capacidad. Por lo mismo no fue posible que lo recibieran en alguno de ellos.

Ante este panorama, varios colegas del médico cooperaron para comprarle un tanque de oxígeno debido a su dificultad para respirar. Aunque al no recibir la atención integral que necesita un paciente infectado, su salud comenzó a verse dañada de manera paulatina.

Finalmente, durante el pasado fin de semana se informó que el médico falleció en su casa por culpa de la Covid-19. Nunca fue recibido en los hospitales de Puebla porque en ninguno encontró lugar, pese a que se trataba de un médico y había realizado acciones altruistas durante los últimos meses.