A lo largo de los últimos días el tema que ha acaparado las noticias es el desabasto de gasolina en la mayoría del país. La medida fue motivada por el combate a los huachicoleros y se espera que a la brevedad se estabilice la distribución del combustible. Pero por desgracia existen otros desabastos que son igual de importantes.

Al respecto, personal médico del Hospital General de Balbuena de la Ciudad de México realizó una manifestación pública para denunciar su espacio de trabajo. Las principales quejas son acerca de la falta de insumos básicos y equipo para poder brindar atención a los pacientes. La situación es bastante preocupante porque ha derivado en numerosas quejas hacia los médicos, cuando ellos también son víctimas de las circunstancias.

Otro denuncia que hizo el personal del nosocomio es que durante los últimos meses ha existido un recorte de personal. A su vez, esto ha provocado una saturación en las instalaciones y que disminuya la capacidad de atención en el nosocomio.

Al respecto, Guadalupe Ventoledo, jefa de servicios del nosocomio, señaló que la falta de insumos lleva varios años de existir. Ante este panorama, los propios médicos han tenido que comprar el equipo que utilizan para atender a los pacientes.

No podemos atender al usuario como debe de ser debido a que no contamos con los insumos, los medicamentos y todo lo que necesitamos para trabajar: baumanònetros, termómetros, oxímetros, todos los compramos de nuestra bolsa. Aproximadamente yo tengo 10 años comprando ese tipo de material para poder trabajar y darle la atención adecuada al usuario.

Lo más lamentable es que no se trata del único caso en el país. Cada vez son más los médicos y enfermeras del sector público que denuncian las abusivas condiciones a las que se enfrentan a diario.