Dentro del campo de la salud a diario se presentan casos que llaman la atención por lo extraordinario de las acciones. Además del avance de la tecnología, lo que más sorprende son las habilidades de los especialistas. En sumatoria, se han logrado acciones que hace una década hubieran sido imposibles. Al final los mayores beneficiados son los pacientes.

Todo esto sirve para describir lo que ocurrió en la capital inglesa. Una embarazada se sometió a una novedosa cirugía. Lo más distintivo del caso es que la operación se realizó en la columna vertebral de su bebé antes de que naciera. La intervención fue exitosa, por lo que el producto nacerá en abril próximo.

De forma más concreta, la mujer se llama Bethan Simpson, de 26 años de edad. Con 20 semanas de gestación, los médicos descubrieron que el bebé que está esperando presentaba espina bífida. Aunque en un inicio se le recomendó la interrupción del embarazo, ella decidió escuchar una segunda opinión. Fue así cuando otro grupo de especialistas le recomendó someterse a una reparación fetal. Los riesgos eran mayúsculos y las probabilidades de éxito muy pocas.

La cirugía se realizó a las 24 semanas de gestación. En primer lugar se sacó al feto del vientre de la madre para realizar la operación. Posteriormente fue recolocado en el interior mediante una cirugía fetal.

A decir del equipo a cargo, fue la cuarta ocasión en que se realiza este tipo de cirugía en el Reino Unido. En el resto del mundo también son contados los casos que se han registrado.

Como se mencionó, al final fue un caso exitoso y muestra que dentro de la Medicina no existen los límites.