En la actualidad no existe una prioridad más grande para la industria farmacéutica que el desarrollo de la primera vacuna contra la Covid-19. A la fecha existen alrededor de un centenar de proyectos que se realizan alrededor del mundo. Mientras que algunos se encuentran en las etapas iniciales, uno de los más avanzados es el realizado en conjunto por Astrazeneca y la Universidad de Oxford. Inclusive se asegura que antes de que concluya el 2020 estará listo.

Ahora bien, más allá de la fecha en que esté disponible la primera vacuna oficial contra la Covid-19, se debe estar consciente de que no todos podrán recibirla al instante. Fabricar al instante 7 mil 500 millones de dosis para toda la humanidad es imposible para cualquier empresa. Además se debe contemplar que primero los gobiernos deben comprar las inmunizaciones disponibles, lo que deja en desventaja a las naciones con menos recursos.

En el caso específico de México ocurriría lo mismo. Sería imposible que todos los habitantes pudieran ser vacunados al instante y por eso debe existir una selección con respecto a los que recibirían la dosis primero. Por lo tanto, se trabajo en la redacción de una Guía Biomédica en la que se especifique este punto.

¿Quiénes recibirían primero la vacuna?

Por su parte, María de Jesús Medina, integrante del Comité de Ética del Consejo de Salubridad General, expuso que ya se tiene en mente a la población a la que se le daría prioridad. En primer lugar se encuentran los grupos vulnerables, es decir, adultos mayores, personas con enfermedades crónicas y embarazadas. Pero además de los mencionados también se contempla al personal médico y en general todos los profesionales de la salud.

En un primer momento, dado la evidencia que tenemos, sería la priorización de quienes trabajan enfrentando esta pandemia. Los que arriesgan su vida para atender a los demás también serían de los primeros en recibir la vacuna cuando llegue a México.

Por su parte, recalcó que con esto no se debe malinterpretar y pensar que algunas vidas valen más que otras. Todas son igual de importantes y todas las personas merecen el mismo trato, pero como ya se mencionó, es imposible ofrecer la vacuna al instante a toda la población. Debe existir un filtro inicial hasta que paulatinamente se logre inmunizar a todos los mexicanos.

A su vez, dado su trabajo de atención diaria a pacientes infectados, los profesionales de la salud tienen un mayor riesgo a contagiarse que el resto de la población. Por lo mismo, se convierten en un grupo vulnerable y eso implica que se les ofrezcan las primeras dosis que lleguen al país.

¿Y tú qué opinas con respecto a los grupos de la población que serían los primeros en recibir la vacuna contra la Covid-19?