Aunque desde el inicio de la pandemia las autoridades federales mostraron renuencia a la aplicación masiva de pruebas de detección Covid-19, hoy es distinto. Ante el repunte de casos de los últimos días se ha optado por una mayor revisión en búsqueda de posibles infectados. Con esto de busca evitar brotes y disminuir la transmisión de la enfermedad.

Nuevo método de detección

De esta manera, durante las próximas horas, el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) publicará los resultados de las evaluaciones sobre la utilidad de una nueva prueba antigénica para la detección de SARS-CoV-2, que se incorporará a los diferentes modelos de confirmación de casos y de vigilancia de Covid-19 en el país.

Al respecto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, puntualizó que las pruebas rápidas de antígenos que están en evaluación por parte del Indre se podrán usar para la vigilancia epidemiológica de Covid-19 en las entidades federativas. Una vez que se publiquen los resultados de su evaluación, quienes estén interesados en su comercialización deben solicitar la autorización correspondiente ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

También aclaró que las pruebas de antígenos son diferentes a las pruebas rápidas de anticuerpos, las cuales no se recomiendan ya que pueden dar falsos positivos o falsos negativos al momento del resultado.

Prueba PCR sigue siendo la mejor

Por su parte, el director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, precisó que la prueba de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) se considera el estándar de oro para la detección de SARS-CoV-2, incluso en personas que no tienen síntomas. Por lo tanto, se utiliza para el diagnóstico clínico y es uno de los componentes de la vigilancia epidemiológica sobre el comportamiento de la enfermedad en el país.

Sobre la prueba antigénica que está por liberarse después del proceso de validación, dijo que también se aplica mediante exudado faríngeo para encontrar proteínas virales de SARS-CoV-2. Sin embargo, no tiene utilidad en pacientes asintomáticos, por lo que no sirve para detectar portadores. Se debe efectuar 24 horas después del inicio de los síntomas y tiene alta especificidad, por lo que sirve para confirmar la enfermedad.

La prueba serológica permite identificar anticuerpos que se producen como parte de la respuesta inmunológica de la persona, y debe aplicarse 10 días después de haber iniciado los síntomas. Su especificidad es media, por lo que podría dar falsos positivos al identificar otros tipos de coronavirus.

En cuanto a la prueba rápida en suero, no se recomienda para efectos de vigilancia epidemiológica ni confirmación de la enfermedad por su baja especificidad y sensibilidad.