El Gobierno de México acaba de ampliar el convenio de colaboración que mantiene con los hospitales privados del país para que atiendan a pacientes de COVID19 de forma gratuita, según ha dado a conocer el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador.

Eso sí, existe una diferencia con respecto al acuerdo anterior y es que las instituciones privadas atendían a pacientes con enfermedades que no fueran COVID19 pero, esta vez, pondrán sus instalaciones a disposición de los centros públicos para la atención de la enfermedad.

Se suman 150 camas para la atención de la enfermedad

El convenio seguirá sufragado por el erario público e incluye a la Asociación Nacional de Hospitales Privados, el Consorcio Mexicano de Hospitales Privados y la Fundación Mexicana para la Salud. Jorge Alcover, secretario de salud, ha detallado que se pondrán a disposición de las autoridades mexicanas, 50 hospitales, lo que implica sumar 150 camas para la atención de la enfermedad.

Tal y como ha explicado López Obrador en su rueda de prensa matutina, “el objetivo es disminuir los fallecimientos a consecuencia de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, lo que también incluye destinar a los hospitales públicos mejores especialistas y equipos para atender a los pacientes…Hay contagios pero hay menos fallecimientos, ese es el propósito”.

“El sector público y el privado están unidos para preservar la salud del pueblo”

El presidente ha hecho hincapié en que el sector público y el privado están unidos para preservar la salud del pueblo. Tal y como ha expresado “podemos tener otras diferencias pero en esto estamos unidos”.

En su último balance, México ha confirmado el fallecimiento de 99 mil 026 personas a causa de la enfermedad, mientras la cifra de casos acumulados ha ascendidos hasta 1.011.153. José Luis Alomía, director general de Epidemiología del Ministerio de Salud, ha detallado que 38 mil 479 casos siguen activos mientras que 757 mil 951 personas se han recuperado ya de la enfermedad. En cuanto a la ocupación de camas en asistencia primaria está situada en el 36 por ciento mientras que las unidades de cuidados intensivos tienen una disponibilidad superior al 70 por ciento.