Dentro de la salud internacional existe un problema que cada vez provoca mayor preocupación. Se trata de un misterioso brote de neumonía surgido en China. Lo más extraño es que se desconoce su origen aunque podría ser ocasionado por una nueva cepa del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS).

El primer caso se confirmó el 31 de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, pero a lo largo de los siguientes días ha existido un aumento exponencial de contagios. A la fecha se contabilizan al menos 59 personas que ya han sido afectadas. De ellas, se ha dado a conocer que 7 se encuentran en estado crítico.

Nuevo coronavirus, posible responsable

A su vez, las autoridades del país oriental han descartado que se trate del regreso del SARS, aunque todavía no se determina con exactitud la causa de origen. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado al respecto. Lo que informa es que continúan las investigaciones pero un nuevo coronavirus no podría excluirse como una posible causa de la enfermedad.

En ese sentido, se debe recordar que el SARS ha sido uno de los problemas de salud más graves que han afectado a Asia en años recientes. En el 2003 inició un brote en China que se propagó por 37 países de la zona y provocó más de 8 mil infectados y 774 muertes.

Para comprender mejor el problema, la probabilidad de mortalidad de los pacientes con SARS varía entre 14 y 15 por ciento. Al ser tan elevada es que se ha puesto especial atención en el tema para contener el brote y evitar que se salga de control o se extienda a otras naciones como ocurrió en el pasado.