Neuromarketing para hacer publicidad al médico

673

La competencia entre profesionales de la salud es cerrada, pues cada día surgen más consultorios, clínicas y hospitales, de modo que las estrategias para mejorar el prestigio y notoriedad del médico son necesarias.

Así las cosas, conviene tratar de entender cuál es el proceso por el que pasa la mente de un usuario de servicio sanitario para inclinarse por una u otra oferta de atención médica, a fin de desarrollar campañas de marketing digital que nos permitan concretar consultas.

En este sentido, la llamada “Neuropirámide Romano” (creada por el fundador de Neuromarketing S.A. de C.V., Jaime Romano) permite identificar las siete claves de neuromarketing, el cual tiene por objetivo construir mensajes que impacten el subconsciente del público para que concreten una acción, en este caso el uso del servicio sanitario y, a la vez, otorgue su lealtad a la marca médica:

1. Atención
Cada día las persona son bombardeadas por miles de mensajes, así que el médico debe ser creativo para captar la atención de la gente a fin de que esta se muestre dispuesta a recibir su información, por ejemplo, si usa Pinterest, sus fotografías pueden perderse entre otras miles a menos que ofrezcas una imagen atractiva.

2. Estimulación sensorial
Los estímulos se reciben por vías distintas, así que hay que definir los objetivos que se perseguirán. Por ejemplo, en un medio digital como Facebook se puede captar a las personas mediante imagen y/o sonidos, así que con base en el mensaje que se emitirá hay que elegir si se recurre a fotografías, videos, o simple texto.

3. Emoción
La estrategia de neuromarketing también tiene que considerar las emociones que afectan las decisiones del usuario a fin de ser capaces de influenciarlo, por ello, el mensaje debe poseer una carga emocional, por ejemplo, un testimonio de éxito que de fe del trabajo profesional que realiza el médico y en el cual se narren los retos que el paciente y el profesional de la salud tuvieron que superar para lograr un meta.

4. Raciocinio
El receptor del mensaje habrá de sintetizar los estímulos recibidos, como llamados de atención, imágenes, texto, colores, entre otros, a fin de comenzar a tomar decisiones.

5. Regulación de la conducta
En esta etapa surge la conciencia individual y el público se preguntará si el servicio médico le conviene o no.

6. Verbalización
Es justo en este momento cuando el mensaje correcto puede persuadir a las personas de que determinado servicio médico es el mejor.

7. Motivación
Para llegar a esta última etapa hay que asegurarse de que el mensaje tiende a perfilar la lealtad del usuario, ofreciendo, por ejemplo, una breve explicación de por qué este servicio sanitario conviene sobre cualquier otro.