No trates a tu paciente como un expediente

299

Como médico tienes una gran responsabilidad tanto médica como social, pues de ti depende que tus pacientes se sientan a gusto en tus instalaciones clínicas. Pero no sólo eso, ya que ellos  han decidido depositar en ti toda su confianza y por eso merecen ser tratados con dignidad y no como un expediente o una estadística más.

Por lo anterior, es importante que cuentes con la suficiente empatía e inteligencia emocional para ofrecer un buen servicio personalizado que provoque que tus pacientes se sientan satisfechos con el servicio.

A continuación te dejamos 7 puntos de un estudio que la Clínica Mayo realizó, en los cuales se describe lo que los pacientes esperan de un médico:

  • Seguridad. Lo que más desea tu paciente es sentirse seguro contigo, por eso es muy importante que le transmitas este sentimiento. Haz que se sienta cómodo y en confianza. Ya bastantes problemas tiene físicamente como para que todavía tenga   que atravesar por un mal servicio médico.     
  • Empatía. Con esto queremos decir que siempre debes ponerte en el lugar de tus pacientes. Cuando te dirijas a ellos, usa palabras amables y que sean de fácil entendimiento. Es posible que debas usar algunos tecnicismos, recuerda que los pacientes no están familiarizados con ellos por lo que debes explicar los conceptos que la persona no logre entender.
  • Sé humano. La visita al consultorio no sólo significa decirle a tu paciente qué debe hacer, sino hacerlo partícipe de su cuidado de salud. Escucha con atención lo que dice y responde con amabilidad a sus preguntas. No olvides respeta sus decisiones.
  • Ser visto como una persona. Tu paciente es ante todo, un ser humano, así que  cada uno de ellos merece un trato personalizado basado en el respeto.
  • Franqueza. Sé sincero en las cuestiones que tienen que ver con el diagnóstico, los riesgos, la probabilidad de éxito, costos del tratamiento, etc. Tu paciente prefiere que le hables con la verdad y no que le des falsas expectativas.
  • Respeto. Respeta a tu paciente como persona y no como un número más en tu lista de espera. También sé respetuoso con su tiempo, no es bueno que los hagas esperar demasiado.
  • Meticulosidad. Analiza a detalle los síntomas que presente tu paciente. Revisa  si la causa de su enfermedad o la incidencia de los síntomas se deben a un problema de depresión, problemas domésticos o al estrés.

Más allá de lo que puedas lograr con tus estrategias de marketing, si no cumples con los anteriores puntos, ten por seguro que la gente no atravesará la puerta de tu consultorio. Llévalos a cabo y conviértete en un médico de prestigio.