Novartis se contrae para reformar sus fármacos

446

La farmacéutica Novartis ha cortado 175 puestos de trabajo y cerrado operaciones de investigación en Suiza y China como parte de sus esfuerzos para centralizar el control sobre sus programas de descubrimiento de fármacos y limitar los costos.

Su objetivo presente es consolidar la supervisión de la investigación dentro de su sede central de Suiza y los Institutos Novartis para la Investigación Biomédica (NIBR), cerca de Boston, Estados Unidos.

A través de un comunicado, la farmacéutica detalló que:

La creación de un grupo de investigación de descubrimiento temprano unificado con sede en Basilea, Suiza y Cambridge, Massachusetts, estará estrechamente integrado con los equipos de descubrimiento de fármacos del NIBR de todo el mundo.

Aunque Novartis está creando dos nuevos “centros de excelencia” para la investigación bio-terapéutica en Basilea y Cambridge, los cuales están destinados a explorar nuevas terapias derivadas de organismos vivos para combatir enfermedades, eliminará 73 puestos al cerrar su planta de Esbatech, cerca de Zurich.

En tanto, en Shanghai, China, cerrará su grupo de productos biológicos y dirá adiós a sus 18 posiciones, pero conservará algunas actividades de investigación y desarrollo en el país. En cambio, creará entre 20 y 25 nuevas posiciones de trabajo en su sede de Basilea.

Como parte de esta estrategia, la farmacéutica trasladará el Instituto de Enfermedades Tropicales de Singapur, donde fue fundado con apoyo del gobierno del país asiático, a instalaciones vecinas a San Francisco, California, lugar en el que se encuentra su equipo de investigación de enfermedades infecciosas del NIBR, y aunque esto significa la perdida de unos 84 puestos de trabajo en la ciudad china, Novartis aseguró que continuaría investigando enfermedades como la malaria.

Desde que anunció la renovación de sus productos farmacéuticos (en mayo de este año), la suiza ha eliminado actividades costosas; en agosto, por ejemplo, disolvió su unidad autónoma de Terapia Celular y Génica y 120 puestos de trabajo, en su mayoría, en Estados Unidos, mientras incorpora programas prometedores como la terapia de reemplazo de antígeno quimérico (CART por sus siglas en inglés) en la división de oncológicos.