9 hábitos para sembrar confianza en tu consultorio

367

En términos generales la confianza es un valor altamente codiciado; sin embargo, pocas veces se puede conseguir plenamente. Lo anterior es particularmente cierto en un entorno de negocios donde la aversión a las prácticas del capitalismo han creado una idea de “pez grande se come al chico” en prácticamente todos los mercados e industrias donde el fin último es generar dinero.

En el caso de tu consultorio médico, un negocio inmerso en la industria del cuidado y fomento de la salud pero con un interés comercial al fin y al cabo, es particularmente importante que fomentes la confianza. No sólo hacia tus pacientes, sino también entre tu equipo de trabajo. Sin embargo, crear este ambiente en tu organización requerirá de nueve hábitos fundamentales:

Cumple tus promesas

  • Probablemente el valor más relacionado con la confianza. Sin embargo, hacer lo que dices que harás no siempre es suficiente para fomentar un ambiente positivo.

Sé un mentor

  • Ayuda a otras personas a cumplir con las promesas que ellos mismos han hecho. De esta forma, la confianza empieza a proyectarse también de afuera hacia tu persona.

Mantente consistente

  • Los seres humanos, por naturaleza, tienen aversión al cambio. No hay confianza capaz de crearse si tus valores y principios no son similares al corto y mediano plazo.

No seas deshonesto

  • La verdad es también un lujo muy raro en el mundo comercial. Como tú marcas el ritmo del consultorio, al evitar mentiras tu personal también las eliminará del ambiente.

Permanece abierto

  • Es importante que tus colaboradores se sientan libres de acercarse a ti por inquietudes, sugerencias o problemas. Si no, podrías fomentar secretos por todo el consultorio.

Practica la humildad

  • Un líder orgulloso no beneficia a nadie. En el mejor de los casos, tus colaboradores no podrán tenerle confianza a un jefe que los ve y trata como personas inferiores.

Evangeliza tu consultorio

  • Fuera del significado religioso, se trata de imprimirle pasión y consistencia a tu visión de negocio. La gente siempre puede seguir a un líder inspirador.

Ten valor moral

  • Aunque tú seas el fundador de tu consultorio, debes hacer sacrificios personales por el consultorio. La confianza surge también cuando todos se saben en el mismo barco.

Sé amable

  • Finalmente, de nada sirve ninguno de los puntos anteriores si tratas a tus subordinados con desprecio, agresividad o indiferencia. Tu consultorio no puede beneficiarse de ninguna actitud así.