Desde hace poco más de año y medio el mundo se encuentra en medio de una crisis por culpa de la pandemia de Covid-19. Las afectaciones directas son múltiples pero además se deben considerar los daños indirectos que se han generado. Desde entonces han disminuido las consultas de rutina porque los pacientes tienen miedo de acudir al médico. Por lo mismo, enfermedades de la piel como la dermatitis atópica han sido descuidadas.

Problema de alta incidencia

La dermatitis atópica es la enfermedad dermatológica más común en niños y adolescentes. Durante los últimos meses de pandemia las consultas al especialista se redujeron, así como los diagnósticos, lo que ha provocado que los pacientes lleguen a solicitar atención con más afectaciones, tanto a nivel de la piel como en los aspectos emocionales y de autoestima.

Con motivo del Día Nacional de la Dermatitis Atópica, que se celebra cada 27 de noviembre, la Dra. Helena Vidaurri, médico dermatólogo pediatra adscrita al servicio de Pediatría del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, señaló que las medidas de confinamiento hicieron que los pacientes dejaran en segundo plano su tratamiento. Eso ha generado un aumento en la gravedad de los síntomas tales como sangrado, comezón, dolor, depresión y problemas de sueño.

“La dermatitis atópica es una enfermedad con un origen inmunológico profundo que, en sus etapas más graves, no se controla a través de cremas o pomadas. Por ello, en el marco del Día Nacional, hacemos un llamado para que los pacientes acudan con los especialistas y así contar con un diagnóstico y tratamiento adecuado de la enfermedad”.

Prevalencia en nuestro país

Añadió que ya se trata de un problema de salud pública que afecta al 20 por ciento de la población mexicana y a cuatro de cada 10 adolescentes. Su origen está relacionado con la inflamación tipo 2, es decir, una respuesta exagerada del sistema inmune ante alérgenos u otros factores que, a nivel físico, desencadenan erupciones cutáneas, resequedad, comezón intensa, enrojecimiento de la piel e incluso sangrado.

La Dra. Rossana Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología A.C. comentó que el Día Nacional de la Dermatitis Atópica debe servir de reflexión sobre los retos que existen sobre el padecimiento y recordar que los pacientes cuentan con innovadoras opciones de tratamiento para mejorar su calidad de vida.

“La peor enfermedad es aquélla que no se atiende aun cuando existen tratamientos para hacerlo. Por ello, es importante recordar a los pacientes con dermatitis atópica la importancia de acudir al médico para que puedan contar con un abordaje integral de la enfermedad”.

Hoy más que nunca es importante que los pacientes con afectaciones en su piel acudan de inmediato con un médico. El tiempo es fundamental porque si el problema se identifica en sus primeras etapas existen más opciones de tratamiento. Además se evita que las molestias aumenten en intensidad.