A lo largo del año tienen lugar distintas efemérides relacionadas con el campo de la salud. La mayoría de las ocasiones tienen relación con alguna enfermedad y su objetivo es darle visibilidad y notoriedad. Precisamente eso es lo que ocurre cada 13 de octubre porque se conmemora el Día Mundial de la Trombosis, ¿pero sabes la historia detrás de esta fecha y cuál es su relevancia?

El responsable de la conmemoración

El motivo por el que se eligió esta fecha en particular fue para homenajear al Dr. Rudolf Virchow, quien nació un 13 de octubre de 1821. Si su nombre se te hace conocido es porque se le considera el “padre de la patología moderna”. todo parte del hecho de que sus investigaciones ayudaron a cimentar esta área tan importante de la salud.

Además también es considerado uno de los fundadores de la medicina social y pionero del concepto moderno del proceso patológico. Todo es debido a su teoría celular en la que explicaba los efectos de las enfermedades en los órganos y tejidos del cuerpo. El aspecto más importante es que fue de los primeros en afirmar que las enfermedades no surgen en los órganos o tejidos en general sino de forma primaria en células individuales.

Por su parte, el Día Mundial de la Trombosis hace referencia a este doctor porque fue el primero en describir la patología. Su aportación fue determinante para colocar los cimientos y permitir que más adelante otros colegas pudieran continuar con sus estudios.

A grandes rasgos, este padecimiento es la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo (que puede ser una arteria o una vena). En el caso de la enfermedad tromboembólica venosa, el coágulo se encuentra en las venas y puede causar trombosis venosa profunda o una tromboembolia pulmonar.

Relevancia de la trombosis en la actualidad

Ahora bien, de acuerdo con datos de la Sociedad Mexicana de Trombosis y Hemostasia, uno de cada cuatro pacientes muere por trombosis. Mientras que el 60% de las enfermedades tromboembólicas venosas ocurren durante o después de una hospitalización. Por ello, en el marco del Día Mundial de la Trombosis se busca sensibilizar sobre este padecimiento y el riesgo que representa para los pacientes mexicanos.

El tromboembolismo venoso (TEV) es la causa de muerte prevenible más común en los pacientes médicos y quirúrgicos que se encuentran hospitalizados. La prevención mediante la tromboprofilaxis, ya sea mecánica o con terapias específicas, debiera ser la práctica instalada en el accionar del equipo médico quirúrgico para reducir la morbimortalidad de estos pacientes.

“De acuerdo con el estudio ENDORSE II se observó que de los pacientes quirúrgicos que tenían riesgo de enfermedad tromboembólica venosa, solo el 58% recibían tromboprofilaxis. Esto representa una cifra alarmante, ya que esta medida aumenta significativamente la mortalidad de los pacientes hospitalizados por este padecimiento. Por lo anterior, es necesario concientizar a los médicos, personal de salud y población en general sobre la enfermedad tromboembólica venosa’’, aseguró la Dra. Ma. Elena Sañudo, Directora Médica de la División de Medicinas Generales de Sanofi México.

En este sentido, la experta considera importante clasificar el riesgo trombótico cuando un paciente es ingresado a un hospital para implementar la estrategia de tromboprofilaxis. Una vez que se aplica dicho protocolo, es necesario hacer una evaluación de eventos adversos asociados y determinar si es necesaria una tromboprofilaxis extendida.

En este contexto, es importante que se implemente la evaluación de este padecimiento como parámetro de calidad en diferentes hospitales. De igual forma, los pacientes deben mantener comunicación con su médico tratante para dar seguimiento, ya que el 84% de los pacientes se diagnostican con enfermedad tromboembólica venosa cuando ya fueron egresados del hospital.