Desde inicios de los años 80, el mes de octubre se dedica a conmemorar y apoyar la lucha contra el cáncer de mama, que es uno de los más letales para las mujeres en todo el mundo. A esta prevención se le dedican 30 días, sobre todo con el fin de hacer conciencia sobre la importancia de atenderse, autoexplorarse, hacerse mastografías, llevar un tratamiento en caso necesario y tener revisión médica de forma permanente.

La diferencia entre la vida y la muerte, literalmente, estriba en una detección oportuna, pero en México, como ocurre en muchas otras latitudes, existen muchos prejuicios sobre el tema -a pesar de muchas campañas que se hacen al respecto- y un deficiente sistema de salud que cada año, lamentablemente, termina con la vida de muchas mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que anualmente se detectan alrededor de 1.5 millones de casos nuevos, de los cuales alrededor de la tercera parte pierden la vida a causa de esta enfermedad.

La autoexploración, fundamental

En este sentido, la autoexploración es la mar de importante porque, a decir de las autoridades sanitarias, más de 90% de los casos de cáncer de mama se detectan mediante esta técnica, con lo cual cobra más relevancia que nunca hacer este ejercicio de forma correcta.

Por ello, es importante que las mujeres conozcan bien su cuerpo y que estén pendientes de
cualquier cambio en él. El autoexamen se debe realizar cuando menos una vez al mes y si se llega a
detectar una masa, habrá que ir al médico enseguida.

A decir del doctor Abelardo Meneses García, director del Instituto Nacional de Cancerología (Incan),
en México solo existen menos de 500 oncólogos cuando la recomendación de la Organización
Mundial de la Salud (OMS) son 20 por cada millón de habitantes. Es decir, deberíamos tener, cuando
menos, 2,600, así que habría que quintuplicar el actual número.

Labor ineludible y prioritaria

La formación de profesionales de la salud especializados en cáncer es una labor ineludible y
prioritaria, dado que es la tercera causa de muerte en el país, con alrededor de 191 mil nuevos casos
al año.

Sin embargo, debemos insistir: el cáncer de mayor incidencia es el de mama, así que no se puede
quitar el dedo del renglón. A decir del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a nivel
nacional, la tasa de mortalidad por cáncer de mama es de 17.19 defunciones por cada 100 mil
mujeres de 20 años o más.

Otro problema en la atención del cáncer de mama es la falta de cobertura, pues por ejemplo, se
calcula que el alcance es de apenas el 20 % a nivel nacional. Y es que muchas mujeres no acuden a
realizarse las pruebas, a pesar de tener la información, lo que deriva en que en caso de haber algún
problema, éste no se detecte de manera oportuna. El tiempo transcurrido entre el diagnóstico y el
inicio del tratamiento es de siete meses en promedio.

Fucam, pilar en la lucha contra el cáncer de mama

Por si faltaran más elementos que añadir a este explosivo cóctel, este año, por la desaparición del
llamado Seguro Popular y la entrada en escena del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), la
Fundación de Cáncer de Mama (Fucam), que es pilar en la lucha contra el cáncer de mama, dejó de
recibir el pago por las operaciones que venía realizando mes tras mes.

Así que este año 2020, además de la pandemia de Covid-19, miles de mujeres en nuestro país han
dejado de recibir atención oportuna en sus revisiones periódicas, tratamientos, y claro está, en las
cirugías. No hay mejor momento para apoyar a Fucam, que por cierto, este año cumplió 20 años de
atender a la mujer mexicana. Este aniversario no llega en el mejor momento, pero ya habrá tiempo
de celebrarlo como Dios manda.

Estetoscopio

México supera ya los 900 mil contagios y ronda las 90 mil muertes. Hay varios estados, como la
capital y los estados de la frontera norte que están en semáforo naranja con alerta, lo que indica que
pronto podrían pasar a rojo, como sucede ahora en Chihuahua. No es momento de bajar la guardia.
Si puede, quédese en casa, mantenga la sana distancia y use siempre el cubre nariz y boca, a pesar
de lo que dice el otrora rockstar de la salud, Hugo López-Gatell.

Jorge Arturo Castillo es licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de Comunicación CM, desde donde edita medios especializados en las industrias farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de periodismo de la carrera de CC, en la UNAM, desde hace más de 27 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos en los principales medios de comunicación en México, así como algunos internacionales.

Licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de comunicación en CM, desde donde edita en medios especializados sobre industrias como farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de periodismo de la carrera de CC en la UNAM, desde hace más de 27 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos en los principales medios de comunicación en México, así como algunos internacionales.