Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

El Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2020 fue compartido por tres virólogos: el británico Michael Houghton y los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice, galardonados por su descubrimiento del virus de la hepatitis C. quienes “…han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”. Gracias a sus estudios, se ha podido aislar e identificar el virus, lo que permite que los suministros de sangre, en todo el mundo, puedan examinarse para detectar la hepatitis C y de esta manera evitar la transmisión de la enfermedad en transfusiones sanguíneas.

La hepatitis (inflamación del hígado) ha afectado la salud humana desde los tiempos de la prehistoria y es considerada por muchos como una plaga. Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2017 había más de 325 millones de personas infectadas en el mundo y 1,4 millones mueren a causa de esta enfermedad[1]. La hepatitis C, es la más dañina y letal de las hepatitis virales. Se contrae a través de transfusiones de sangre contaminada o por compartir agujas con alguien infectado.

Michael Houghton, (1949) nació en Reino Unido, ha ejercido su carrera en su país de origen y también en Canadá, donde se ha destacado al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta. Junto a su equipo, “identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado”. Identificando que la mayoría de los fragmentos provenían del genoma propio del chimpancé. Los investigadores previeron que algunos derivaban de un virus desconocido, permitiendo su localización.

Harvey James Alter, (1935) nació en Nueva York, virólogo de la Universidad de Rochester. Codescubridor de un antígeno clave en la detección del virus de la hepatitis B. En el año 2002 fue nombrado miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS, por sus siglas en inglés) y también del Instituto de Medicina de Estados Unidos de la Hepatitis C, de la Universidad Rockefeller. En el centro clínico del NIH, encabezó el proyecto con el que se creó un almacén de muestras sanguíneas, utilizadas para descubrir las causas y minimizar el riesgo de hepatitis asociada con las transfusiones. [2]

Charles Moen Rice (1952) virólogo estadounidense, ejerce la medicina desde 2001 en el Centro de Estudios de la Hepatitis C de la Universidad de Rockefeller. Desde el laboratorio que dirige se ha investigado la replicación del virus y las respuestas inmunes innatas que limitan la infección, desarrollando nuevos modelos experimentales en cultivos y en animales.

Fueron los descubrimientos de estos tres virólogos investigadores, los que han permitido el diseño de análisis de sangre muy sensibles, con los que se ha eliminado el riesgo de hepatitis a causa de una transfusión sanguínea, en gran parte del mundo. Además, con este avance se han desarrollado medicamentos antivirales con los que se puede curar esta enfermedad. Existiendo la posibilidad de erradicarla en forma permanente.

[1] https://www.who.int/es/news/item/21-04-2017-new-hepatitis-data-highlight-need-for-urgent-global-response   [2]https://www.who.int/es/news/ítem/Anexo:Ganadores_del_Premio_Nobel_de_Fisiolog%C3%ADa_o_Medicina  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica