La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) es uno de los instrumentos estadísticos más importantes dentro del sector médico de México. Si bien se realizó un ejercicio parcial en 2016, no se ha realizado un esfuerzo de este calibre desde inicios del sexenio. En agosto pasado comenzó el último levantamiento de información. Pero tras unos meses, ya se tienen resultados previos.

Según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas presentó los resultados. El órgano depende del Instituto  Nacional de Salud Pública (INSP). Teresa Shamah Levy, directora general adjunta, afirmó que la Ensanut 2018 tendrá datos de todos los trimestres. En cada uno se tomará información de 16 mil familias.

[Se espera concluir con una muestra que tenga respuestas de 64 mil hogares]. La Ensanut tiene la utilidad de guiar la política pública en salud y nutrición. Identifica prioridades y monitorea programas gubernamentales. Es importante porque no existe otra fuente de información. Ni para organismos nacionales o internacionales.

Resultados previos de la Ensanut 2018

El Centro del INSP presentó datos en dos áreas específicas. Primero, seguridad alimentaria. Segundo, estado de la anemia. En la primer cuestión, la doctora Verónica Mundo Rosas señaló que hay menos hogares en situación severa. La experta de la institución afirmó que este dato evalúa el acceso a la comida. En especial, su componente económico.

Para medir la inseguridad alimentaria de los hogares, usamos una escala de experiencias. En ella, la población reportaba si tuvo ciertas vivencias. Por ejemplo, preocupación porque la comida se acabe, disminución en la cantidad y calidad o tener un niño que no comió en todo el día.

En cuanto a anemia,se evaluó a la población preescolar, escolar, adolescentes y mujeres embarazadas. En la Ensanut 2018 se observa una prevalencia de 33 por ciento en preescolar, 25.4 en escolar, 15.3 en jóvenes y de 29.7 por ciento en embarazadas. Sin embargo, Vanessa de la Cruz Góngora, también del INSP, apuntó que la información no es definitiva.

Estos son datos preeliminares de una encuesta representativa que aún está en proceso. Tenemos que analizar los datos en su totalidad y verlos con una lupa para entender qué pasa. Sin embargo, la tendencia observada hasta 2016 en Ensanut indica que la anemia es todavía un reto latente.