Existe una variedad infinita de enfermedades y padecimientos en la actualidad, aunque uno que destaca por su crecimiento es la diabetes. A lo largo de las últimas décadas ha mostrado un aumento nunca antes visto hasta posicionarse como uno de los más frecuentes. Aunque se trata de un problema de salud global, mantiene una mayor presencia en el mundo occidental y México se ha convertido uno de los países más afectados.

Para poner en contexto, actualmente existen nueve millones de personas diagnosticadas con diabetes en nuestro país. Aunque se calcula que la cifra verdadera podría ser hasta del doble debido a que muchos mexicanos desconocen su estado de salud por la falta de revisiones médicas. En tanto que tan sólo durante el 2019 provocó más de 100 mil decesos.

Complicaciones en tiempos de Covid-19

A su vez, es un problema que ha cobrado relevancia a partir de la pandemia porque la diabetes es una de las principales comorbilidades. Se calcula que al menos la mitad de los mexicanos que han fallecido por esta nueva enfermedad también sufrían de este grave padecimiento.

Pero al igual que otros graves problemas de salud, uno de los mayores inconvenientes es la desinformación. Tú como médico lo puedes observar a diario en las consultas con tus pacientes y por eso desempeñas una labor fundamental. Con aspectos simples como una plática puedes lograr grandes cambios y ayudar para que eso cambie. Por eso a continuación te compartimos algunos de los mitos más persistentes en la actualidad y que tú debes desmentir,

Mito: La diabetes es contagiosa.
Realidad: Si bien, no se sabe con exactitud por qué la gente desarrolla diabetes, algo claro es que no es contagiosa. No se contagia como un resfriado o gripe.

Mito: La diabetes no es una enfermedad grave.
Realidad: La diabetes causa más muertes al año que el cáncer de seno y el VIH juntos. Tan sólo en 2017, México reportó a 105 mil 574 personas fallecidas por este padecimiento. En la actualidad, 2 de cada 3 personas con diabetes mueren por una enfermedad cardíaca o derrame cerebral.

Mito: La diabetes sólo afecta a personas con edad avanzada.
Realidad: En décadas anteriores la diabetes solía presentarse sólo en adultos mayores pero ahora la situación es distinta. El padecimiento no sólo ha incrementado su incidencia sino que también afecta a personas cada vez más jóvenes e inclusive niños. En la actualidad, el 90 por ciento de los casos se presentan a partir de los 40 años.

Mito: Después de medicarse, el paciente no necesita el automonitoreo.
Realidad: El paciente debe supervisar sus niveles de glucosa en la sangre diariamente, de esta manera conocerá si se encuentra descontrolado. Tener a la mano un glucómetro es un excelente aliado para el control de la diabetes.

Mito: Las personas obesas o con sobrepeso van a tener diabetes tipo 2.
Realidad: El sobrepeso es un factor de riesgo para tener esta enfermedad pero no es el único. También influyen los antecedentes familiares, raza y edad del paciente.

Mito: La gente con diabetes debe comer alimentos especiales.
Realidad: Un plan saludable de alimentación para personas con diabetes generalmente es igual al de cualquier persona. Debe ser bajo en grasa, consumo moderado de sal y azúcar, alimentos con granos integrales, vegetales y fruta. La comida “para diabéticos y “dietética” en general no ofrece ningún beneficio especial.