El abuso sexual tiene múltiples y conocidos efectos en la salud. No solo provoca secuelas físicas y emocionales directamente relacionadas con el ataque. Además tiene importantes manifestaciones a largo plazo. Especialmente en mujeres, que son más propensas a depresión e hipertensión. Además, este delito podría ser un causante directo de la fibromialgia.

Un estudio liderado por la Universidad de Tel Aviv así lo sugiere en Frontiers in Psychology. Shai Efrati, coautor de la investigación, afirma que la fibromialgia se centra en la parte del cerebro responsable de interpretar el dolor. Así, su equipo teorizó que el estrés psicológico y físico causado por el abuso sexual podría ser una posible causa del padecimiento.

Hemos utilizado novedosas técnicas de imagen en el cerebro de pacientes con fibromialgia. Así, confirmamos que el abuso sexual deja lesiones que pueden provocar esta condición. Creemos que nuestros hallazgos podrían explicar la baja eficacia de la intervención psicológica. Este tipo de tratamientos no pueden reparar el tejido dañado, [un requisito para corregir esta enfermedad].

Oxígeno hiperbárico para curar la fibromialgia

Ante estas conclusiones, Efrati y su equipo propusieron la terapia de oxígeno hiperbárico como remedio a estos casos de fibromalgia. Para confirmar su efectividad, se reunió a un grupo de 30 pacientes con historial de abuso sexual en la niñez. La mitad fue asignada a varias sesiones de psicoterapia. El resto se sometió al tratamiento clínico. Al final del experimento, se registró un mejor nivel de vida en éste último. En particular en las manifestaciones de estrés post-traumático.

Los autores creen que sus hallazgos cambiarán la percepción sobre los trastornos psicológicos. Reafirman que, en un futuro, se podrían utilizar imágenes del cerebro para mejorar el diagnóstico. Además, afirman que tratamientos como la oxigenación hiperbárica podrían tener otros beneficios. Esto, porque las pacientes de su estudio también incrementaron su capacidad cognitiva.

Igualmente, les permitió entender algunos fenómenos del abuso sexual. Afirmaron que, así como estos eventos causan fibromalgia, otras áreas del cerebro también se deterioran. Entre ellas, las que impiden a las mujeres recordar exactamente cómo fueron violentadas. Apuntan que estas lesiones físicas podrían ser un mecanismo de defensa para poder lidiar con la realidad.

Taboola