Puestos ambulantes afuera de hospitales, ¿un mal necesario?

Mientras que algunos piden una regulación de este tipo de establecimientos, otros afirman que son de gran utilidad por sus precios y servicio inmediato.

0
213

No importa la ubicación geográfica ni el tamaño pero una característica de cualquier hospital o unidad médica en México es lo que la rodea. Siempre existen puestos formales e informales que ofrecen productos de todo tipo. El motivo es sencillo, están ahí porque las personas consumen lo que ofrecen, además de que no existe una regulación real al respecto.

Existen de los más diversos tipos pero los más comunes son los de comida, repostería, fotocopias y objetos para guardar documentos. Pero más allá de la utilidad de este tipo de negocios, el mayor problema es que, en ocasiones, son un obstáculos para muchos pacientes. Las principales quejas son de parte de quienes utilizan sillas de ruedas, bastones o andaderas. Además se debe considerar que muchos de ellos no pagan impuestos ni servicios como la luz y si cuentan con tanques de gas a la intemperie, son un peligro inminente.

Problema ignorado

En diversas ocasiones se han levantado quejas en hospitales por la existencia de este tipo de puestos. A pesar de que se menciona de forma específica los nosocomios afectados, el actuar de las autoridades es bastante deficiente.

En primera instancia, los encargados de los hospitales afirman que ellos no tienen la autorización para retirar este tipo de puestos. A su vez, las autoridades estatales consideran que se trata de una responsabilidad de cada nosocomio. Al final nadie realiza una acción concreta contra este tipo de negocios.

Por otra parte, el hecho de que no se actúe o se prohíba la existencia de puestos ambulantes afuera de hospitales es porque los más afectados serían los trabajadores de la salud y pacientes. Aunque este tipo de negocios puedan ser molestos para algunos, la realidad es que son de gran utilidad. En cuestión de comida, sus precios económicos y atención inmediata son sus mayores virtudes.

Lo cierto es que resulta muy complicado el poder expresar una opinión definitiva acerca de ellos. Mientras que algunos piden su desaparición, otros los defienden.

¿Y cuál es tu opinión acerca de este tipo de establecimientos?