La cantidad y variedad de noticias sobre la pandemia COVID-19 han generado una “infodemia” que corre el riesgo de saturar al público con diferentes hechos e información contradictoria, incluidos los relacionados con las vacunas candidatas al SARS-CoV-2. La alfabetización de salud (health literacy), definida como el conocimiento, la motivación y la competencia para encontrar, comprender y utilizar información sanitaria, puede ser fundamental en ese contexto. Realizada por la Universidad de Florencia, Italia, en los primeros días y en el contexto de un intenso debate público sobre el desarrollo de la vacuna COVID-19, la encuesta que analizaremos evaluó la capacidad de las personas para recopilar y comprender información sobre las vacunas, es decir, su conocimiento de las vacunas (Alfabetización sobre Vacunas-Vaccine Literacy (VL).

Los participantes (n = 885) en la encuesta rápida en línea, ofrecida durante 2 semanas a partir del 6 de junio de 2020, eran italianos de 18 años o más que estaban interesados en buscar información sobre futuras vacunas COVID-19 y / u otras vacunas a través de los medios. Los niveles de VL se evaluaron adaptando 12 preguntas de un cuestionario autoinformado para la vacunación en la edad adulta; algunas relacionadas con las habilidades funcionales de LV (p. ej., al leer o escuchar información sobre futuras vacunas COVID-19 o vacunas actuales, ¿encontró palabras que no sabía?), mientras que otras evaluaron las habilidades críticas interactivas de LV (p. ej., al mirar para obtener información sobre futuras vacunas COVID-19 o vacunas actuales, ¿analizó lo que entendió sobre las vacunas con su médico u otras personas?). También se evaluaron las percepciones y actitudes de la vacuna COVID-19, el comportamiento actual de la vacuna y las creencias sobre la vacunación.

Las fuentes de información más utilizadas por los encuestados fueron Internet (72%), redes sociales (47%) y TV (49%), seguidas de los periódicos (31%) y la radio (11%); otras fuentes representaron el 22%. La puntuación funcional media de VL fue 2,92, mientras que la puntuación crítica interactiva fue 3,27, de un máximo de 4. La puntuación VL funcional fue más baja en las mujeres que en los hombres, y la puntuación media crítica interactiva fue significativamente mayor entre las personas entre 31 y 65 años de edad.

El alto porcentaje (> 90%) de participantes dispuestos a recibir vacunas COVID-19, cuando estén realmente disponibles, fue particularmente relevante. Contrasta marcadamente con la baja frecuencia de encuestados dispuestos a recibir la vacuna contra la gripe en la próxima temporada. “Estas observaciones reflejan un problema común sobre la comprensión del valor de la vacunación contra la influenza y sugieren que la actitud positiva hacia la inmunización contra COVID-19 y otras enfermedades infecciosas se basa más en aspectos emocionales vinculados a la infodemia actual, que en percibir correctamente un potencial Inminente riesgo de una epidemia simultánea de COVID-19 e influenza estacional. Todo esto refuerza la necesidad de mejorar la comunicación médica”.

Como señalan los investigadores, la alfabetización en salud y la capacidad de buscar información precisa pueden estar relacionadas con las características y el nivel educativo del individuo. Por otro lado, las habilidades funcionales se vieron desafiadas por la complejidad y tecnicismo de muchas noticias e información, lo que explica el puntaje funcional más bajo, también en personas altamente educadas. “La información sobre las vacunas es bastante compleja y su comprensión requiere ciertas habilidades, más que solo habilidades literarias, es decir, poder comprender el lenguaje específico de la atención médica … Estas capacidades están determinadas no solo por las habilidades de un individuo sino también por las complejidades de la sistema de salud que puede aumentar las demandas de comunicación de las personas”.

Al reflexionar sobre las implicaciones más importantes de los hallazgos, los investigadores de este estudio enfatizan que la infodemia puede generar desconfianza y puede tener un impacto negativo en el comportamiento hacia todas las vacunas recomendadas. “Esto puede aumentar el riesgo de reducir aún más las tasas de cobertura de la vacuna, ya que el bloqueo pandémico ya ha provocado una reducción de las prácticas de inmunización”. El estudio con el que coincido indica que si es un problema de comunicación en cierta manera. “Se necesitan otros estudios similares, que incluyan grupos de población más grandes y representativos, con el objetivo de mejorar el conocimiento sobre la relevancia de las habilidades de alfabetización de salud del público, en particular sobre las vacunas durante las epidemias, y adaptar intervenciones específicas a aumentarlos cuando sea necesario, además de adaptar la comunicación sanitaria y contrarrestar la vacilación ante las vacunas”.

A continuación una guía de términos a usar y a evitar cuando se toca el tema

Guía de uso de lenguaje

ENCUESTA:

https://www.comminit.com/global/content/assessing-covid-19-vaccine-literacy-preliminary-online-survey

Hari Camino es Director de Satya Social Purpose Communication Representante del Institute for Healthcare Advancement