Récord en Portugal: nace bebé de madre con muerte cerebral de 105 días

289

Los médicos del hospital San José en Lisboa recibieron a un bebé casi cuatro meses después que su madre fuera declarada con muerte cerebral, un récord para este tipo de casos en Portugal.

Los galenos de este nosocomio explicaron con gran emotividad cómo fue el proceso que llevó al nacimiento por cesárea de este pequeño de 2,35 kilos de peso, quien alcanzó las 32 semanas de gestación a los 105 días de que su madre, una mujer de 37 años de edad, fuera declarada con muerte cerebral, lo cual ocurrió el 20 febrero pasado a causa de una hemorragia intracraneal.

La Comisión de Ética del hospital de San José decidió continuar con el embarazo al considerar que el feto estaba sano, de modo que el cuerpo de la mujer funcionó como incubadora, según sus propios deseos, pues se trataba de una paciente con cáncer.

En su momento, los médicos del nosocomio contactaron con el Ministerio Público para que tutelara autónomamente al feto en caso de que hubiera contraindicaciones, “porque los padres no son dueños de los hijos”, señaló Gonçalo Ferreira, presidente de la comisión.

Durante el tiempo que la mujer fue mantenida con vida artificial recibió tratamiento hormonal y nutricional y se sustituyeron sus funciones básicas. Asimismo, se trataron precozmente cuestiones infecciosas, de modo que, aunque actualmente el bebé ha pasado todas las pruebas médicas y ecografías, los galenos tampoco pueden comprometerse con su futuro.

“Sólo con 40 o 42 semanas se hará una resonancia magnética cerebral que precisará la eventualidad de daños cerebrales” en el pequeño, señaló Teresa Tomé, directora de la unidad de neonatología en el San José.

La familia de la madre y el padre del niño acordaron mantener  del embarazo hasta las 32 semanas de gestación para “garantizar la viabilidad del feto” con ayuda de los médicos.

Este caso ha representado un récord en Portugal, aunque en Polonia otra mujer también dio a luz tras 105 días de haberse declarado su muerte cerebral.

Imagen: Bigstock