Las condiciones que hemos vivido resaltan la importancia que tiene la educación a través de la simulación en el pregrado y posgrado de alta especialidad, donde se recomienda que los residentes, de acuerdo con su jerarquía y especialidad, tengan la obligación de realizar, con éxito, procedimientos en simuladores antes de hacerlo con los pacientes, señaló el director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Germán Fajardo Dolci.

Durante la inauguración del “Quinto Encuentro Internacional de Simulación Clínica SIMex 2021”, que se realiza desde hace cinco años y en esta ocasión a distancia, por segundo año consecutivo, indicó que tiene el objetivo de reflexionar, aprender y compartir lo relacionado con este tema en el área clínica, gerencial, asistencial, de gestión y comunicación con los pacientes y familiares.

Opciones que tienen los residentes para evitar practicar con pacientes

Cabe destacar que esta tecnología adquiere cada vez mayor importancia en la docencia y en la práctica médica. Consiste en diversos recursos como muñecos semejantes a humanos con los cuales se practica desde la atención de un infarto hasta un nacimiento; pantallas para ver el interior de ciertos órganos con precisión y acercamiento; pizarrones interactivos para intercambiar conocimiento con un experto; equipos computacionales y robóticos de telemedicina para efectuar operaciones a distancia, entre otros.

En la conferencia magistral “Retos de la Educación en Salud”, el titular de la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (CUAIEED), Melchor Sánchez Mendiola, afirmó: 80 por ciento de la educación médica se enfoca en lo biológico, mientras que 60 por ciento de las muertes prematuras se deben a factores “no biológicos”, de comportamiento.

En tanto, el tiempo de duplicación del conocimiento médico en 1950 era de 50 años; en 1980 de siete; en 2010 de 3.5 y en 2020 se estima que será de dos (73 días).

Entre los retos que buscan resolver los educadores médicos, Sánchez Mendiola destacó las nuevas formas centradas en el paciente; cómo excluir información redundante del currículo; crear escuelas de Medicina; adaptar los cursos gratuitos en línea (MOOC) a esos centros de enseñanza; y acortar el tiempo de entrenamiento de los estudiantes.

Momentos antes, la vicepresidenta de la Sociedad Europea de Simulación, Esther León Castelao, afirmó que la simulación es un cuerpo de conocimientos consolidados, cada vez más conocida y utilizada en la enseñanza de la práctica médica.

Si bien sirve como metodología docente y herramienta de evaluación, aún falta valorar sus competencias en investigación, mediante modelos in vitro y que los docentes tengan una formación sólida donde se conozca la evidencia.

Para el vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Simulación Clínica y Seguridad del Paciente, Diego Andrés Díaz-Guío, se trata de una mediación educativa entre el aula y las áreas de práctica clínica. “Es una actividad que permite la construcción de aprendizajes de manera colaborativa, social, con un entorno seguro para los que aprenden, los que enseñan y para los pacientes”.