Retos de un consultorio familiar que debes considerar

516

Muchos negocios son de carácter familiar, incluidos varios tipos de consultorio. Si tú diriges o eres parte de una operación así en la industria de la salud, hay puntos que debes de tomar en cuenta para evitar conflictos; independientemente de qué tan buena relación tengas con tu círculo.

A pesar de ser un ambiente, en teoría, de confianza, es necesario que se establezcan reglas fundamentales en un consultorio familiar. De esta forma, puedes evitar no solo que tu negocio se desplome, sino también entrar en conflictos innecesarios con gente que amas y respetas:

Establece una política clara de beneficios y compensaciones

En especial en un consultorio donde trabajen familiares y personas externas, debes de dejar en claro desde el principio que el salario de cada persona será en base a su posición y desempeño. Es malo para la moral que un colaborador gane más solo por tener una relación con los dueños.

Crea una cultura organizacional distinta a la de tu familia

Muchos negocios familiares emparejan los valores de la compañía con los de su propia dinámica interna, lo que provoca que colaboradores externos eventualmente se sientan excluidos. Pide a todo tu personal, de tu círculo o no, que colaboren en hacer un entorno adecuado para todos.

Separa las operaciones de negocio de tu dinámica familiar

Para las personas no es natural separar su vida laboral de la personal, menos aun en un consultorio donde trabajen juntos. Procura desde un principio dejar en claro que las decisiones de la organización no deben guiarse por intereses fuera de lo profesional y viceversa.

Evade problemas generacionales

Especialmente cuando hay padres e hijos en un mismo consultorio, puede haber choques ideológicos entre ellos. Procura que las operaciones de negocio no se retrasen por conflictos de comunicación o indisposición a escuchar nuevas ideas.

Planea para el futuro del consultorio

Si eres el líder del negocio, es bueno que desde el principio decidas qué quieres hacer con él cuando te retires. Si quieres cederlo a alguien fuera de la familia, hazlo saber a tu círculo en cuanto lo tengas claro. En el caso contrario, toma algunos años antes de tu salida para enseñar todas las tareas administrativas a la nueva generación.