Cerca de la frontera con Colima, pero todavía dentro del estado de Jalisco, se encuentra el rancho El Petacal. Se trata de un plantío orgánico donde se plantan desde alfalfa y espinaca hasta varias especies de cítricos. Aunque una parte de sus productos se vende para consumo humano, el 90 por ciento de sus ganancias vienen de otro sector. La producción de complementos alimenticios. Específicamente, los que comercializa la compañía Nutrilite.

Un rancho libre de productos químicos

Gerardo Gordillo, director general de El Petacal, afirma que sus productos tienen certificación orgánica. Esto, porque en su rancho no se utilizan sustancias químicas para la producción agrícola. Un ejemplo son los fertilizantes que se utilizan para sus cosechas. El rancho tiene sus propias granjas de lombrices. Los desechos de los animales se utilizan, junto a residuos vegetales de la misma plantación, para crear una composta sustentable.

También los insecticidas del rancho son orgánicos. En lugar de usar químicos, emplean chile y canela. Estos productos alejan a los insectos. También en la eliminación de maleza y la recolección de la cosecha se tiene el enfoque natural. La industria tradicional usa herbicidas y máquinas. Pero en El Petacal se prefiere la mano de obra humana, para evitar impurezas.

Tratamiento sofisticado para complementos alimenticios

Gordillo señala que en el rancho se ha experimentado con cada planta. Es decir, se analiza con cuidado en qué época del año y etapa de maduración tienen mayor concentración de nutrientes. Además, a cada producto se somete a un tratamiento sofisticado posterior a su cosecha. Así, el rancho se asegura que los insumos lleguen intactos para fabricar los complementos alimenticios.

Parte del proceso implica cortar, secar y pulverizar las plantas. Para eso, el rancho cuenta con instalaciones especiales. Cada máquina se separa en partes, para facilitar su limpieza y evitar que contaminación accidental. El producto final se empaqueta y revisa con cuidado. Luego, se mandan los insumos a las fábricas de Nutrilite. El sistema de traceabilidad asegura la pureza absoluta.

Una muestra mínima de productos orgánicos

El director general del rancho afirma que Nutrilite nació en California. Su fundador, Carl Rehnborg, tiene un pequeño campo de cultivo en El Petacal con su nombre. Ahí, Gordillo y su equipo tienen múltiples frutas, verduras y hierbas. Si bien ninguna de estas plantas se utiliza en complementos alimenticios, sirven para mostrar a los visitantes los beneficios de la agricultura orgánica.