Hace unos días te mostramos cómo crear un buen sistema de satisfacción para tu negocio médico. Este tipo de iniciativas no solo permiten mejorar la atención que proporcionas a los pacientes. Además, puede terminar por ser una efectiva estrategia de mercadotecnia, si das a conocer tus avances al público. Sin embargo, recolectar datos relevantes puede ser retador.

En este sentido, la parte más importante es saber hacer las preguntas correctas. Las interrogantes que uses en tu encuesta dependerán mucho de qué elementos quieras vigilar. Sin embargo, hay elementos básicos que cualquier cuestionario de satisfacción debe cubrir. ¿Sabes cuáles son o cómo deberías abordarlos idealmente? Nosotros te lo explicamos:

1Calificaciones de satisfacción general

Podría parecer un punto obvio, incluso innecesario, pero no lo es. En esta sección, además de preguntar directamente una valoración de la experiencia, se pueden buscar otras métricas. Por ejemplo, qué tan probable es que vuelvan a contratar tus servicios. También puede ser importante saber qué tan dispuestos están tus pacientes a recomendar tu atención a otras personas.

2Valoraciones de desempeño en áreas específicas

En este punto, se trata de averiguar exactamente qué partes de tu servicio son las mejores o peores. Para el sector médico, algunos elementos de satisfacción importante es Rapidez de la atención o Amabilidad del personal. Asimismo, puedes monitorear precios, calidad percibida, estado de las instalaciones, etcétera. Aquí debes enfocarte en los factores que más te interesen.

3Identificadores de perfil

Cualquier encuesta se beneficia de saber el género o edad de los participantes. A tu negocio médico le ayudará significativamente identificar patrones de satisfacción por cohortes. Por ejemplo, las exigencias de tus pacientes mayores no son las mismas que las de las mujeres. Este tipo de información estadística también servirá para definir prioridades a futuro.

4Preguntas de respuesta abierta

No todos los elementos de una encuesta de satisfacción deben ser de opción múltiple. De hecho, es mejor que dejes algunos puntos para que tus pacientes se expresen libremente. Ten cuidado de no poner más de 2 o 4 reactivos de este tipo. Puedes perder el interés de las personas en responder tu cuestionario si los saturas de estas interrogantes. En esta categoría también entran las quejas y sugerencias. Éstas deberían ir al final de todos tus formularios, sin excepción.