Si quieres vivir más tiempo, deberías agregar más proteína vegetal a tu dieta, tal y como ha determinado una revisión publicada en BMJ en julio de 2020 que ha determinado que, cada aumento del 3 por ciento en el consumo diario de proteínas vegetales, se asoció con un riesgo de un 5 por ciento menor de muerte prematura por todas las causas.

Para ello, los investigadores examinaron los datos agrupados de 32 estudios publicados con anterioridad, en los que participaron 715 mil 128 participantes. Durante los períodos de seguimiento, que duraron desde los 3 años y medio hasta los 32, 113 mil 039 personas murieron, incluidas 16 mil 429 muertes por enfermedad cardiovascular y 22 mil 303 por cáncer.

El consumo de proteína total desciende en un 6% el riesgo de muerte

Las personas que consumieron la mayor cantidad de proteína total tenían un 6 por ciento menos de probabilidades de morir de forma prematura que las personas con la menor cantidad de proteína en sus dietas pero cuando los investigadores analizaron diferentes fuentes de proteína por separado, encontraron solo la proteína vegetal, no la animal, estaba vinculada con una vida más larga. Asimismo, las personas que consumieron una mayor cantidad de proteína vegetal, también tenían un riesgo de un 12 por ciento menor de muerte prematura por enfermedad cardiovascular.

Ahamad Esamailzadeh, principal autor del estudio, ha asegurado que las personas deben consumir fuentes de proteínas saludables como legumbres, nueces o granos en lugar de carnes rojas y procesadas. Tal y como añadió, “este comportamiento puede ayudar a reducir el riesgo de varias enfermedades y muerte prematura”.

Eso sí, una limitación del estudio es que la mayoría de participantes proporcionaron detalles sobre sus dietas solo en un punto temporal y es posible que sus hábitos alimenticios cambiasen con el tiempo. Otro inconveniente es que los datos de la dieta se recopilaron, fundamentalmente, a través de diarios de alimentos o cuestionarios que dependen de que los participantes recuerden e informen con precisión de lo que comieron.

Otros factores afectan a la longevidad

Además, algunos estudios en el análisis no tuvieron en cuenta otros factores que pueden afectar la longevidad, como el Índice de Masa Corporal (IMC), el consumo de alcohol, el tabaquismo, el consumo total de calorías y los hábitos de ejercicio. Por eso, es imposible saber a partir de esta investigación si la proteína vegetal sola fuera responsable de una mayor longevidad. Otros estudios, de hecho, relacionan las dietas basadas en planta con una vida más larga.

Investigaciones previas han sugerido que la proteína vegetal juega un papel en la extensión de la vida. Por ejemplo, un estudio publicado en agosto de 2017, en The Lancet siguió a 135 mil 335 personas durante una media de 7,5 años y descubrió que comer al menos tres porciones diarias de frutas, verduras y legumbres se asociaba con un riesgo de hasta un 22% menor de muerte prematura por todas las causas y hasta un 42% menos por enfermedad cardiovascular

Por el contrario, la carne roja y procesada, tiene el efecto contrario en la longevidad, tal y como han sugerido estudios previos. En BMJ, un estudio publicado en junio de 2019, siguió a 53 mil 553 mujeres y 27 mil 916 hombres sin enfermedad cardiovascular o cáncer durante ocho años. Las personas que aumentaron su consumo total de carne en media porción al día, tenían un 10% más de probabilidades de morir por todas las causas durante el período de estudio y la carne roja en particular se asoció con un 13% más de riesgo de muerte durante ese período.