San Juan del Rio sufre brote de COVID-19 en más de la mitad de su población luego de una fiesta

174

En San Juan del Río, comunidad del municipio de Santiago Choápam, en México, el festejo del día de Reyes ha dejado una ola incontrolable de coronavirus. Según el informe emitido por las autoridades municipales, se han registrado 400 contagios, 14 hospitalizados y 12 muertes. Puede parecer muy poco, pero en realidad estamos hablando de un pueblo que no tiene más de 1.200 habitantes.

El 5 de enero, el poblado levantó su filtro sanitario y festejó al Divino Niño Jesús al ritmo de la música de la banda Costa Brava de Veracruz. Lo hizo como cada año, con cientos de personas sin mascarillas ni manteniendo el distanciamiento social.

Luego de varios días comenzaron a verse las consecuencias porque cada día aparecían más casos positivos. En las listas se sumaban unos tantos pertenecientes al personal médico del centro de salud, que no tuvo tiempo para prevenir el contagio ni para aislarse.

De acuerdo con el oficio 39/2021, dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Alejandro Murat, el 28 de enero Evergisto Gamboa Díaz, edil de Choápam, advirtió que “su comunidad enfrentaba este brote sin personal médico ni medicinas, y que la población estaba encerrada en sus casas y comenzaban a escasear los alimentos”.

Por ello, se solicitó al menos 1000 vacunas, personal médico, tanques de oxígeno, cubrebocas, desinfectante, gel, equipo de protección, brigadas para tomar muestras y víveres. La solicitud estuvo acompañada de una advertencia: “Ante el olvido, la pobreza y el desprecio, nos da lo mismo morirnos acá en la ciudad, que en la montaña, por tal razón, de no dar respuesta inmediata a esta petición, todos los que dieron positivo y están asilados, nos trasladaremos al centro de la capital para morirnos en nuestro abandono en Oaxaca”.

Según informó el Servicio de Salud de Oaxaca, se atendió la solicitud y adicional se envió una brigada de dos médicos y dos enfermeras y llegó equipo de protección y sanitización. Es importante recalcar que lo ocurrido en San Juan del Río pudo evitarse de no haber hecho caso omiso a las advertencias que se hacen a diario por parte de la Secretaría Salud.

Ya en el pueblo se habían registrado alrededor de 280 casos y a finales de enero ya sobrepasan los 400. A pesar del problema sanitario, la comunidad insiste en realizar sus fiestas patronales porque forma de su acervo cultural y el tema del covid se puede manipular, al menos eso es lo que creen algunos pobladores. “En vez de planear cómo salir, tenemos que estar ubicando qué comunidades hacen fiestas para prepararnos y que dentro de 15 días se refuerce el trabajo”, declararon.

De seguir haciendo la vista gorda ante un problema de tal envergadura posiblemente todo el pueblo puede contagiarse en menos tiempo de lo estimado. Y por ende, estallaría una crisis hospitalaria porque no hay suficientes camas, tanques de oxígeno ni respiradores para tantas personas.