¡Siempre NO! Afirman que la vitamina D no sirve como medida de protección frente a la COVID-19

La capacidad de la vitamina D para proteger contra la COVID-19 es de gran interés para expertos. Pero tiene pruebas limitadas de apoyo.

Los estudios observacionales han sugerido que el aumento de los niveles de vitamina D puede proteger contra COVID-19. Sin embargo, un estudio publicado en PLOS sugiere que la evidencia genética no respalda la vitamina D como medida protectora contra COVID-19.

Su efectividad no tiene pruebas concluyentes

La capacidad de la vitamina D para proteger contra la enfermedad grave COVID-19 es de gran interés para los expertos en salud pública. Pero tiene pruebas limitadas de apoyo. Para evaluar la relación entre los niveles de vitamina D y la susceptibilidad y gravedad de COVID-19, los investigadores llevaron a cabo un estudio de aleatorización mendeliana utilizando variantes genéticas fuertemente asociadas con niveles elevados de vitamina D.

Los autores analizaron variantes genéticas de 4.134 personas con COVID-19 y 1.284.876 sin COVID-19. Esto, de 11 países para determinar si la predisposición genética a niveles más altos de vitamina D se asociaba con resultados de enfermedad menos graves en personas con COVID-19.

¿La vitamina NO mejora los resultados del virus de la COVID-19?

Los resultados no mostraron evidencia de una asociación entre los niveles de vitamina D predichos genéticamente y la susceptibilidad al COVID-19. La hospitalización o la enfermedad grave. Lo que sugiere que el aumento de los niveles de vitamina D circulante mediante la suplementación puede no mejorar los resultados del COVID-19 en la población general.

Sin embargo, el estudio tuvo varias limitaciones importantes, incluida que la investigación no incluyó a personas con deficiencia de vitamina D. Por lo que sigue siendo posible que los pacientes verdaderamente deficientes puedan beneficiarse de la suplementación para la protección y los resultados relacionados con COVID-19.

Varias limitaciones…

Además, las variantes genéticas se obtuvieron sólo de individuos de ascendencia europea. Por lo que se necesitarán estudios futuros para determinar la relación con los resultados de COVID-19 en otras poblaciones.

Según los autores, “este estudio no respalda la suplementación con vitamina D como medida de salud pública para mejorar los resultados. Lo más importante es que nuestros resultados sugieren que la inversión en otras vías terapéuticas o preventivas debe priorizarse para los ensayos clínicos aleatorizados de COVID-19”.

Sobre los resultados finales

El Dr. Butler-Laporte señala: “La mayoría de los estudios de vitamina D son muy difíciles de interpretar, ya que no pueden ajustarse a los factores de riesgo conocidos de Covid-19 grave (por ejemplo, edad avanzada, institucionalización, enfermedades crónicas) que también son predictores de niveles bajos de vitamina D

Por lo tanto, la mejor manera de responder a la pregunta sobre el efecto de la vitamina D sería a través de ensayos aleatorizados. Pero estos son complejos, requieren muchos recursos y toman mucho tiempo durante una pandemia. La aleatorización mendeliana puede proporcionar información más clara sobre la función de factores de riesgo como la vitamina D porque pueden disminuir el sesgo potencial de factores de riesgo asociados como la institucionalización y las enfermedades crónicas.

En el pasado, la aleatorización mendeliana ha predicho consistentemente resultados de ensayos de vitamina D grandes, costosos y oportunos. Aquí, este método no muestra pruebas claras de que la suplementación con vitamina D tenga un efecto importante en los resultados de Covid-19 “.

Fuente de la historia: PLOS ONE.

Notas relacionadas:

¿Puede la vitamina D reducir el riesgo de COVID-19?

Una mejor elección de anticonceptivos podría prevenir el cáncer de mama

Consideraciones de confidencialidad y consentimiento médico que debes tener en cuenta al tratar a menores de edad