Las crisis no son algo raro en el sector salud. Todos los tipos de centros médicos, sin importar su tamaño, han enfrentado alguna crisis. En los desafortunados casos donde la administración no ha estado preparada, el resultado ha sido duro. Por eso, es importante estar siempre preparado.

Pero, ¿cómo se prepara un centro de salud para una crisis? En general, basta con saber cómo reaccionar cuando llegue el momento. Pero también se deben conocer los siete pecados capitales en estas emergencias. Cometer cualquiera bien puede significar la ruina de la organización:

7Mentir… y cambiar de opinión

Durante una crisis, los líderes de los centros médicos pueden querer tergiversar la verdad. Esto no solo es dañino sino que, tarde o temprano, la versión fidedigna llegará a los pacientes. Ser deshonesto y luego aceptar los hechos hiere más la imagen que ser recto desde el principio.

6Creerse demasiado importante

Ninguna institución médica es indispensable. Su rol tal vez lo sea, pero la organización como tal no lo es. Durante una crisis, los líderes no pueden asumir que su centro es invulnerable. Tarde o temprano, si los pacientes se hartan de la atención, habrá consecuencias graves.

5Retrasar una respuesta a la crisis

La época digital permite una velocidad de reacción increíble. Así que, si un centro médico no se pronuncia sobre un tema delicado, puede ser muy dañino. No se puede dejar que la indecisión ahogue capacidad de acción. De lo contrario, se le puede dar a la crítica una ventaja peligrosa.

4Saltar a la ofensiva

En política, es fácil desviar la atención señalando y desprestigiando a otros agentes. En el sector salud y la industria privada, no suele ser tan efectivo. La mejor acción que se puede tomar es asumir responsabilidad y disculparse. De lo contrario, se puede ganar el antagonismo del público.

3Olvidar el bienestar de los pacientes

Incluso en crisis, un centro médico se debe a los pacientes. En una situación adversa, este principio no puede ignorarse. Todas las acciones y declaraciones que se hagan deben girar en torno a esta idea. Principalmente, porque para el público es más fácil detectar y recordar lo malo.

2Evadir la responsabilidad

No se pueden evitar eternamente las acusaciones. Es mejor para la reputación de un centro médico admitir los errores y trabajar para enmendarlos. De esta forma, se puede dar rápidamente el cierre a una desagradable crisis y moverse hacia delante.

1Elegir el pragmatismo sobre el idealismo

Especialmente los centros médicos privados pueden cometer este error. El administrador de cualquier negocio puede verse tentado a tomar la ruta más económicamente conveniente. Sin embargo, esto tiende a alienar al público y dañar la reputación de la marca.