Sinapsis en el cerebro son más débiles en pacientes con depresión, podría indicar deterioro prematuro

Los resultados son todavía preliminares y no han sido corroborados, pero indican la existencia de un vínculo entre la depresión y el daño cognitivo temprano

319

En el sector salud, la depresión es un fenómeno recurrente. No solo se trata de un padecimiento que crece a pasos alarmantes entre el público en general. Además, los mismos médicos son víctimas usuales de este trastorno mental. Sus efectos van más allá de los síntomas inmediatos que provoca. También sería responsable de un deterioro cognitivo consistente.

Así lo parecen indicar los resultados preeliminares de una investigación estadounidense. El estudio es liderado por la Universidad de Yale. Los datos fueron presentados, de acuerdo con AP, durante la reunión 2019 de la Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia. Irina Esterlis, líder del equipo de expertos, apunta que la depresión tiene el mismo efecto sin importar la edad.

Consecuencias de la depresión en la mente

Esterlis y su equipo analizaron el cerebro de pacientes vivos, de diferentes edades, con una nueva técnica de imagen. En  ella, se les inyectó a los voluntarios una sustancia radioactiva. Éste elemento se liga a una proteína en las vesículas utilizadas por las sinapsis. En tomografías por emisión de positrones, se genera una iluminación que permite a los expertos ver la intensidad de las conexiones.

Dichos análisis revelaron que la depresión severa está ligada con una sinapsis de menor intensidad. Además, los individuos estudiados presentaron dificultades para prestar atención. Los cambios son notables cuando se les compara con personas sanas de la misma edad. Además, Esterlis advirtió que no existen medicamentos que específicamente reparen este daño.

La especialista teme que el deterioro causado por la depresión pueda ser acumulativo. Por el momento, su estudio sólo sugiere que esta condición puede acelerar el envejecimiento cognitivo. Todavía se requiere la realización de un estudio más grande. En él, Esterlis y sus colegas compararán las intensidad de las sinapsis  en el tiempo, tanto en pacientes sanos como enfermos.