T4 Oligo se convierte en la primer compañía mexicana y latinoamericana en crear ADN sintético

La compañía de ADN sintético, que ya exporta sus productos a América Latina y Asia, tiene también una alianza tecnológica con la Universidad Stanford

398

En América Latina, México se ha posicionado como uno de los centros de investigación más importantes. De hecho, no es poco común ver a especialistas nacionales reconocidos por sus avances en el sector salud. Sin embargo, como en todas las áreas de desarrollo, una limitante importante son los insumos. En la industria médica, uno de los más comunes es el ADN sintético.

Octavio García González, investigador originario de Guanajuato, es el fundador de T4 Oligo. La compañía es la primera de su tipo en crear ADN sintético en América Latina. De acuerdo con el especialista, su emprendimiento surgió de su propia experiencia en el sector. Señaló que su objetivo es solucionar el problema que supone la limitante de la materia prima en México.

Cuando yo era investigador en el extranjero, vi varias cosas por parte de las empresas hacia los mexicanos. Estas compañías producían lo mismo que ahora fabricamos nosotros, [como el ADN sintético]. En ese entonces, noté un abuso respecto a los precios, los tiempos de entrega y la dependencia tecnológica. Observé cómo se quedaban tesis sin terminar porque no alcanzaba el dinero. […] Eso genera mucha impotencia. Te dan muchísimas ganas de cambiar las cosas.

A través de un comunicado, García González apuntó que su compañía está radicada en Irapuato. Desde ahí, se han dedicado a producir insumos de alta calidad, como ADN sintético, para el resto del país. El especialista aclara que su propuesta de valor es la producción de oligonucleótidos en 48 horas a precio competitivo. Esta oferta le ha permitido crecer comercialmente fuera de México.

Una compañía de ADN sintético de escala internacional

Hoy en día, T4 Oligo exporta regularmente ADN sintético a Brasil, Colombia y Vietnam. Además, el desarrollo ha llamado la atención de la Universidad Stanford. García González apunta que su compañía y la institución norteamericana tienen un acuerdo de intercambio tecnológico. A través de esta alianza, espera desarrollar nuevos productos y tener un alcance exponencial a futuro.

Además, la compañía del experto tiene un compromiso con la investigación en México. Uno de sus proyectos más importantes es la creación de laboratorios portátiles. A través de esta iniciativa, se pretende facilitar el diagnóstico de enfermedades como influenza, papiloma humano y cáncer. Asimismo, han trabajado por acercar a jóvenes estudiantes al ámbito de la química biomolecular.