La revista científica Nature ha publicado un estudio en el que se han analizado los lugares con mayor riesgo de convertirse en escenario de un brote de COVID19 y actuar como superdifusores de contagios y ha determinado que son los restaurantes, gimnasios y cafeterías. Para determinar esto, se han analizado los datos de 98 millones de teléfonos móviles durante dos meses y en las principales ciudades de Estados Unidos y los han comparado con las infecciones para desarrollar un modelo epidemiológico sobre la propagación del Coronavirus.

Se han analizado 10 de las ciudades estadounidenses más grandes

Este estudio ha sido publicado coincidiendo con el toque de queda impuesto por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que ordena el cierre de bares y restaurantes a las 10 de la noche y también un cierre anticipado para los gimnasios.

Quienes han llevado a cabo dicho estudio han sido científicos de la Universidad de Stanford, la Universidad Northwestern de Chicago y el centro de investigación de Microsoft en Cambridge, quienes han utilizado una gran cantidad de datos anónimos recopilados durante la primera ola de la epidemia de COVID19 durante dos meses desde marzo, en 10 de las ciudades más grandes de Estados Unidos, entre las que se incluyen Nueva York, Illinois, Chicago y Filadelfia.

Después se han mapeado los movimientos hora a hora de 98 millones de teléfonos móviles entre diferentes puntos de interés como iglesias, restaurantes, hoteles, gimnasios, concesionarios de automóviles y tiendas de artículos deportivos en 57 mil vecindarios encuestados y utilizaron estos datos para desarrollar modelos de propagación de las infecciones y compararlos con datos reales sobre la propagación de la epidemia.

Los barrios pobres son los que tienen mayores tasas de contagio

Lo que el estudio determina es que “una pequeña minoría de puntos de interés superdifusores son responsables de una gran mayoría de infecciones y que, limitar la ocupación máxima en cada punto crítico, es más eficaz que reducir uniformemente la movilidad”, según han apuntado los investigadores de dicho estudio.

Según estos modelos, los lugares públicos que han provocado un mayor aumento de contagio en las zonas examinadas son los restaurantes a plena capacidad, seguidos de los gimnasios, cafeterías, hoteles y moteles. Sin embargo, al limitar la presencia en los restaurantes al 20% de su capacidad máxima, argumentan los investigadores, las infecciones se reducirían en más del 80%.

Asimismo, este estudio ha determinado que los barrios pobres son los que tienen las mayores tasas de contagio y esto se debe a que sus habitantes tienen menos capacidad para trabajar desde casa, se desplazan más y van a comercios más concurridos que en otras zonas.