x

Caso clínico: Un hombre vivió 30 años con un hongo en su cuerpo antes de mostrar síntomas

La enfermedad histoplasmosis, pudo originarse durante el tratamiento al que se sometió el paciente tras un trasplante de corazón en Carolina del Norte.

La histoplasmosis es una enfermedad causada por un hongo (o moho) llamado histoplasma, el cual crece en la tierra y en material contaminado con excrementos de murciélagos o pájaros. Dicho padecimiento puede afectar a los pulmones y en casos severos se puede propagar a otros órganos.

Tal es el caso de un residente de Estados Unidos, quien contrajo el histoplasma capsulatum cuando se sometió a un trasplante de corazón. Lo curioso del caso, es que el hongo fue descubierto 30 años después, cuando el hombre acudió al Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Arizona luego de sentirse confundido durante cuatro días.

Tras realizar un escáner cerebral, los médicos detectaron tejido anormal, llegando a pensar en la posibilidad de un tumor. Pero al realizarse una biopsia en las glándulas suprarrenales se localizó un tejido inflamado y muerto, uno de los signos que evidencian el histoplasma, el cual lamentablemente ya se había distribuido por todo su organismo y cerebro.

Aunque este padecimiento es común en algunas zonas de Estados Unidos, como los estados de Ohio o Mississippi, no era nada frecuente en la zona donde vivía el paciente de 70 años. Sin embargo tres décadas atrás había realizado una visita a Carolina del Norte para realizarse la intervención quirúrgica, lugar donde probablemente pudo contraer la enfermedad fácilmente por la zona y  por los medicamentos que se recetan luego de un trasplante, los cuales suprimen el sistema inmune del organismo con el objetivo de evitar rechazos, desafortunadamente estos dejan al sistema inmune más débil de lo normal.

Las esporas del histoplasma se encuentran en el suelo, pero acaban en el aire tras mezclarse con el polvo y los excrementos de pájaros y murciélagos, algo que les da facilidad para ser inhaladas por los humanos según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Esta afección no siempre es diagnosticada bien pues los síntomas son similares a los de una gripa severa al causar fiebre, escalofríos, mareo, tos, dolor en el pecho, dolor en las articulaciones y boca seca.

El hombre fue tratado con un medicamento antifúngico, aunque aún no se revela el éxito del mismo.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD