Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Sin duda alguna, las redes sociales se han convertido en una poderosa herramienta de comunicación. Además de para uso personal, son muchas las empresa que también utilizan las redes sociales con fines comerciales y también para poder comunicarse de forma correcta con sus clientes y potenciales clientes. Hoy en día, en la que, debido a la pandemia provocada por la COVID19, todo se ha vuelto más virtual, las redes sociales se han convertido en una excelente oportunidad para los centros médicos para poder comunicarse con sus pacientes de forma eficaz.

A la hora de utilizar las redes sociales siendo un centro médico, hay dos principios básicos que deben regir su uso por parte de los médicos, los cuales son los siguientes:

  1. La identidad digital en las redes tiene que ser creíble y confiable y se va construyendo a medida que participas de forma directa e indirecta en las redes. Si utilizas las redes para fines profesionales, es preferible no compartir cosas de la esfera personal que podrían perjudicar tu imagen profesional.
  2. Los principios de la ética y la deontología médica son igualmente válidos en el entorno digital. En realidad, debes saber que las redes sociales no son más que una extensión del entorno presencial. Así que las leyes que regulan la comunicación con el paciente en las redes son iguales que las que regulan la comunicación en un acto médico presencial.

Así que si quieres hacer un buen uso de las redes sociales para comunicarte con tus pacientes, a continuación vamos a explicarte tanto las cosas que debes como las que no debes hacer. ¡Toma nota de nuestros consejos!

Lo que hay que hacer:

  • Compartir datos e imágenes solo si el paciente no puede ser identificado de ninguna forma, ni en la propia imagen ni tampoco por conexión con el centro médico.
  • Compartir información con un objetivo claro, es decir, que sea útil para resolver dudas generales de salud pública o para promover una vida saludable.
  • Comunicar solo información verídica, discreta, prudente y comprensible y abstenerse de emplear mensajes publicitarios que menoscaben la dignidad de la profesión o tengan ánimo de lucro.
  • Tener en cuenta que lo que publicas en redes sociales, incluidos los comentarios, te representan a ti como profesional médico y también al centro en el que trabajas y a la profesión médica en su conjunto.

Lo que no hay que hacer:

  • Quejarte de las malas prácticas de la institución sanitaria en la que trabajas o de los compañeros. Esto generaría alarma social y desconfianza en tu centro médico.
  • Nunca des consejos privados, es decir, no des consejos directos al paciente sobre un caso particular a través de las redes ya que, para eso, está la consulta.
  • Publicar información sobre la salud o la vida privada del paciente. Esto es debido a que el paciente tiene derecho a la intimidad, lo que conlleva la obligación de respetar la confidencialidad. El incumplimiento de esta obligación, aparte de no ser ético, puede llevarte a la cárcel o inhabilitarte para el ejercicio de la profesión.

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica