Aunque durante las últimas semanas se ha reducido el número de nuevos contagios de Covid-19 en nuestro país, no significa que la pandemia haya terminado. De hecho existe el riesgo latente de que se presente un nuevo rebrote que daría pie a una cuarta ola que podría ser catastrófica. Lo cierto es que las campañas de inmunización de las distintas farmacéuticas han sido de gran utilidad. Aunque al mismo tiempo también han enfrentado problemas y el caso más reciente es referente a la vacuna de AstraZeneca porque ha sido asociada a la muerte de un joven en nuestro país.

Avance en la vacunación en México

Desde el inicio de la Estrategia Nacional de Vacunación el 24 de diciembre y hasta este 14 de septiembre, 19 entidades federativas rebasan la cobertura promedio en el país, que es de 69 por ciento, en la inmunización con una o dos dosis de su población adulta.

La Ciudad de México alcanza 93 por ciento; Querétaro, 92 por ciento; Quintana Roo, 86 por ciento; Yucatán y Sinaloa, 85 por ciento; Baja California Sur, Chihuahua y San Luis Potosí, 81 por ciento; Baja California y Tamaulipas, 80 por ciento; Zacatecas, 79 por ciento; Aguascalientes y Durango 78 por ciento; Nuevo León y Sonora 75 por ciento; Hidalgo, 73 por ciento; Colima, 72 por ciento; y Coahuila y Nayarit 71 por ciento.

De acuerdo con el Informe Técnico Diario, 61 millones 407 mil 799 personas han sido inmunizadas con al menos una dosis contra COVID-19. De ellas, 66 por ciento, que representan 40 millones 532 mil 869, ha completado el esquema de vacunación; el 35 por ciento restante, equivalente a 20 millones 874 mil 930, cuenta con una dosis.

Mientras que por otra parte, también se han presentado incidentes adversos que causan preocupación. El más reciente tiene relación con el deceso de una persona que apenas había recibido la vacuna de AstraZeneca. De ninguna forma se puede afirmar que exista una relación directa porque es necesario obtener los resultados de la investigación que se mantiene en curso.

Relato de los hechos

De acuerdo con lo publicado en El Universal, el incidente ocurrió en Sinaloa el pasado 13 de septiembre. El joven Alejandro Peñuelas Navarro, de 28 años de edad, acudió para recibir la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca conforme al calendario de su entidad.

Todo transcurrió sin problemas mayores y solo hasta que regresó a su casa le informó a sus familiares que tenía algunas molestias menores. Lo que dijo fue que tenía cefalea, además de dolor en piernas y brazos. En su momento no se le dio importancia porque son señales que desarrollan la mayoría de personas al recibir el biológico. De hecho es benéfico porque demuestra que realmente se recibió la vacuna.

Ese mismo día lo único que hizo fue tomar un baño y cenar junto a su familia para irse a dormir. El problema fue que jamás despertó porque a la mañana siguiente sus familiares lo encontraron sin signos vitales en su cama.

Lo que más ha causado sorpresa es que el joven es descrito como una persona sana. No sufría de enfermedades o padecimientos previos, además de mantener un peso estable.

Por todo lo anterior sus familiares han solicitado una necropsia para identificar con certeza el motivo del fallecimiento. Mientras se obtienen los resultados se maneja como un caso sospechoso asociado a la vacuna de AstraZeneca pero todavía es muy pronto para emitir una postura.