Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

 

En el contexto de la pandemia mundial por COVID-19, muchas personas han requerido apoyo emocional. Por lo tanto, las consultas psiquiátricas y psicológicas han tenido un incremento considerable en los últimos meses. Sin embargo, el confinamiento obligatorio ha limitado significativamente la movilidad de pacientes y profesionales, por lo que las distintas plataformas de streaming han sustituido en gran parte, el ambiente de un consultorio físico, en esta y todas las áreas del ejercicio profesional.

Aunque en la actualidad se han flexibilizado las medidas de aislamiento, muchos profesionales han decidido mantener la modalidad de psicoterapia online de forma permanente, lo cual tiene muchos beneficios, tanto para profesionales como para pacientes, pero también implica ciertas limitaciones.

Ventajas

  • Accesibilidad: Uno de los aspectos más relevantes es que el terapeuta y el paciente pueden establecer una relación independientemente de la distancia y la ubicación espacial de ambos. Además, permite que las personas que viven en zonas rurales o los que tienen alguna discapacidad física, reciban atención sin necesidad de desplazarse.
  • Flexibilidad horaria: Dada la naturaleza de su especialidad, los psiquiatras siempre deben estar disponibles en caso de crisis graves, cosa que es mucho más fácil mediante las plataformas online.
  • Reducción de costos: No sólo permite ahorrar tiempo, sino también dinero por conceptos de traslado o pago de servicios de un consultorio.
  • Registro de sesiones: Depende de la plataforma utilizada, las sesiones pueden grabarse para que posteriormente el psiquiatra pueda repasar los elementos más significativos de la sesión y establecer la evolución del paciente.
  • Entorno: Asistir a un consultorio puede resultar intimidante para muchos pacientes, que se sienten más cómodos al expresarse en un entorno habitual para ellos.

Desventajas

  • Riesgos de confidencialidad: La privacidad y confidencialidad de lo que se dice en terapia son un aspecto fundamental que todo profesional de la salud mental cuida con el mayor de los celos. Sin embargo, con el uso de plataformas online hay el riesgo de fugas de información. Además, los aspectos legales de las teleconsultas no están del todo definidos aún, por lo que puede ser un problema ético a considerar.
  • Manejo de crisis: En ocasiones, los pacientes en crisis suelen irrumpir en el consultorio de su psiquiatra en busca de ayuda, cosa que ha salvado muchas vidas. Sin embargo, cuando el terapeuta y el paciente no cuentan con otro medio de contacto, lidiar con estas situaciones de forma rápida y efectiva puede ser difícil.
  • No es eficaz en psicopatologías graves: Se ha demostrado que las terapias online son absolutamente ineficaces para tratar a personas con trastornos severos como esquizofrenia, drogodependencia, trastornos alimenticios, y bipolaridad.

Cambio de percepción: Un psiquiatra se vale de la observación para determinar aspectos claves que lo lleven a un adecuado diagnóstico y tratamiento, cosa que puede limitarse significativamente a través de una pantalla. Además pueden ocurrir imprevistos como mala calidad de la conexión, interrupciones constantes, mal manejo de las plataformas, entre otras; que pueden entorpecer el desarrollo de la sesión.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.