VIH, una enfermedad estigmatizada incluso por los médicos mismos

495

En 1981 un pequeño artículo publicado en la revista estadounidense Mortality and Morbidity Weekly Report mencionaba el caso de 5 hombres homosexuales (2 de los cuales ya fallecieron) con un raro tipo de neumonía, acompañada de una debilidad del sistema inmunológico.

Aquella fue la primera ocasión que se habló del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA); sin embargo, en aquel momento nadie pudo prever el gran problema que se avecinaba.

De aquella fecha a la actualidad, el panorama del VIH/Sida ha cambiado mucho, a veces dando a conocer grandes avances científicos a favor del control del padecimiento, pero también, existen las estadísticas que señalan que la enfermedad, lejos de controlarse, sigue en aumento.

Para comprender cuál es la situación de este padecimiento en México, Saludiario conversó con la Dra. Gloria Huerta García, infectóloga pediatra, con amplios conocimientos en el tema de VIH/Sida.

Las autoridades de salud mexicanas están realizando muchas maniobras para prevenir nuevos de contagio por VIH. En este sentido, el IMSS registra una incidencia anual de 2 mil 500 nuevos casos. Además tenemos una base de pacientes que adquirieron la enfermedad hace casi 40 años y que gracias a los nuevos tratamientos ya son pacientes muy estables y que pueden controlar adecuadamente su estado de salud, siempre y cuando tomen su medicamento como debe de ser, con lo cual pueden llevar una vida completamente normal.

Factores de riesgo de VIH/Sida siguen siendo los mismos en México

En cuanto a los factores de riesgo, la Dra. Huerta García, quien también forma parte de la red médica de Top Doctors, señaló que siguen siendo los mismos en México. Cabe destacar que de acuerdo con la tipología de Onusida, nuestro país tiene una epidemia concentrada, la cual afecta principalmente a las siguientes poblaciones clave: hombres que tienen sexo con otros hombres, usuarios de drogas inyectadas, trabajadores y trabajadoras del sexo comercial, personas transgénero, transexual y travestis.

Los factores de riesgo prácticamente son los mismos desde que inició la enfermedad hace más de 35 años. En este caso, lo que más se ha recomendado es el sexo seguro, que es el método más eficaz para prevenir una infección. Incluso, la principal causa de VIH en mujeres casadas, es precisamente estar casadas; ese es su único factor de riesgo. No tienen un “sexo seguro”, porque piensan que al estar casadas a ellas no le puede ocurrir.

Agregó que en estos momentos, la principal vía de transmisión de la enfermedad es el contacto sexual; sin embargo, destacó que la transmisión de madre a hijo a disminuido su prevalencia por las medidas que los médicos han adoptado para evitar que el virus sea transmitido al bebé.

Existen muchas medidas de precaución durante el embarazo, el parto y la lactancia para que la probabilidad de transmisión sea de cero. Una de las principales cosas que una mujer debe hacer cuando está embarazada es estar segura que no tiene VIH aunque crea que no tiene ningún factor de riesgo, porque independientemente de que así lo sea, la madre puede prevenir transmitir la infección a su hijo si se adoptan las medidas necesarias.

Añadió que el uso de drogas intravenosas es otro factor de riesgo, pero en México, destacó, no es uno de los principales transmisores de la enfermedad.

El VIH ya no es una enfermedad que cause miedo

La Dra. Gloria Huerta García mencionó que si bien existe un mejor acceso a la información y a los medicamentos, algunos estudios han puesto de manifiesto que los casos de infecciones van en aumento. Al respecto, la especialista aseguró que esto ocurre por un factor muy importante.

Los grupos de riesgo le han perdido el miedo a la enfermedad. Y ya no le tienen miedo debido a que ya es una enfermedad controlable. Mucha gente piensa que si se infecta ya se puede controlar con medicamentos. El VIH ya no es una enfermedad mortal o tan crónica como una diabetes; incluso una infección por VIH es más controlable que la diabetes porque los medicamentos son más eficaces para controlar la progresión de la enfermedad. Entonces desde mi punto de vista, esa sería una de las principales razones por las cuales los porcentajes de VIH no han disminuido en todo el mundo.

En este sentido, la experta en infectología pediátrica opinó que en México hacen falta más campañas que enfaticen que, aunque la enfermedad ya no es mortal, es un padecimiento que acompañará a la persona durante toda su vida, por lo que deberá consumir medicamentos hasta el día de su muerte, y que en caso de dejar de tomarlos, el virus se puede volver más resistente.

Prevalencia del VIH en México

De acuerdo con los últimos datos dados a conocer por el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (CENSIDA), la epidemiología del VIH/Sida en México se detalla de la siguiente manera:

Personas viviendo con VIH (2016)

  • Estimación de personas adultas viviendo con VIH/Sida: 210,000

      – 166,000 hombres (79 por ciento)            

      – 44,000 mujeres (21 por ciento)

  • Prevalencia de VIH/Sida en adultos: 0.24 por ciento
  • Nuevas infecciones en 2016: 11,000
  • Porcentaje de personas infectadas por el VIH que no lo saben: 37 por ciento (2015)

Personas en Tratamiento Antirretroviral (TAR) en la Secretaría de Salud (2016)

  • Total de personas: 82,960

       – 65,112 hombres (78.5 por ciento

       – 17,848 mujeres (21.5 por ciento)

  • Personas que iniciaron TAR en 2016: 15,855

       – Con CD4 de inicio <200/CD4: 44 por ciento

  • Personas con más de 6 meses en TAR con CV indetectable:

       – Hombres: 86 por ciento

       -Mujeres: 83 por ciento

  • Razón de mortalidad de personas en TAR:

      -Hombres: 1.7 por ciento

      -Mujeres: 1.4 por ciento

Casos reportados de VIH/Sida (2016)

  • Total acumulado de casos: 254,871

      –  205,017 son hombres (80.4 por ciento)

      – 49,854 son mujeres (19.6 por ciento)

  • Porcentaje de casos debidos a transmisión sexual: 95.3 por ciento
  • Porcentaje de casos en jóvenes de 15-29 años: 34.7 por ciento
  • Casos notificados de VIH-Sida que se encuentran vivos: 138,972 (54.4 por ciento)

Mortalidad por VIH/Sida (2015)

  • Número de defunciones: 4,751

      – 3,842 hombres (80.9 por ciento)

      – 909 mujeres (19.1 por ciento)

  • Tasas de mortalidad

       – Hombres y mujeres: 3.9 por 100 mil

       – Hombres: 6.5 por 100 mil hombres

       – Mujeres: 1.5 por 100 mil

  • Disminución de la mortalidad (2008-2015)

       – Hombres y mujeres: 16 por ciento

       – Hombres: 16 por ciento

       – Mujeres: 12 por ciento

Estigmatización, otro factor de riesgo “que no se ve”

Finalmente, la Dra. Gloria Huerta García mencionó que la estigmatización de la sociedad respecto a la enfermedad aún se mantiene igual que hace varios años, un problema que incluso, ocurre con cierta frecuencia entre los propios médicos.

Hay cirujanos que rechazan operar a este tipo de pacientes por temor a contagiarse. Estas ideas son algo que los médicos y toda la sociedad nos tenemos que quitar de la cabeza por que el VIH es una enfermedad tan frecuente como la diabetes. Hay que entender que es una enfermedad como cualquier otra; debemos aprender a vivir con ella, tanto los pacientes que la padecen como la gente que convive con ellos. Yo espero que las nuevas generaciones de médicos sepan que esto es algo con lo que deben tratar durante todo el tiempo que dure su carrera profesional y dejen de tenerle miedo al VIH.