Patrocinado por RB MJN

 
 
 
 
 
 
 
 
La relación médico paciente ha sido regulada desde 1964 por la Declaración de Helsinki​[1] que establece “principios éticos para la investigación en salud con seres humanos” impactando también en la relación médico paciente. Con el paso de los años y los avances tecnológicos, dicha relación ha sido favorecida pues de repente ya no es necesario desplazarse al consultorio médico para una consulta, la atención online optimiza tiempos, intercambio de información, permite recibir asistencia médica en tiempo real y agiliza el inicio de tratamientos que en muchos casos puede salvar vidas; sin embargo, esto no elimina la necesidad de asistir a la consulta presencial, imprescindible en todos los casos.
 
La tecnología ha traído consigo muchos beneficios al campo de la medicina, sin embargo, son muchos los pros y contras en cuanto al uso de algunas de ellas en la medicina.
 
El uso regular de WhatsApp en Colombia, en lo pertinente a la comunicación médica, está siendo usada de forma ocasional por médicos y pacientes que necesitan establecer un contacto inmediato para revisar resultados de exámenes, hacer seguimiento a tratamientos y dar recomendación de salud.
 
La falta de legislación específica en Colombia, confirma que deben ser tomadas todas las precauciones posibles con el fin de proteger la confidencialidad, la privacidad y la información personal del paciente.
 
Estas nuevas tecnologías muestran la necesidad de estudiar y configurar la nueva relación médico paciente, identificando los aspectos positivos y negativos. Además, evaluar la implicación ética de estas prácticas.
 
La relación médico paciente mejora, debido a las ventajas que ofrece la comunicación a través de la aplicación, pues facilita el proceso al compartir información importante para la evaluación clínica.
 
Además, la facilidad y rapidez con que se envían resultados de exámenes se considera una gran ventaja, tanto para el médico como para el paciente, ya que permite tener atención objetiva y resolutiva, principalmente cuando se trata de una emergencia.
 
Y si el paciente se encuentra geográficamente distante, es todavía más funcional. La posibilidad de acompañar y prestar atención a un paciente en la distancia, mejorando los tiempos en el diagnóstico e inicio de un tratamiento oportuno. Esto, favorece principalmente a los pacientes que habitan en zonas rurales y con pocos servicios de salud.
 
Sin embargo, no todo es color de rosa. Entre las desventajas relacionadas con el uso de WhatsApp, la falta de agilidad en el manejo de las tecnologías, por parte de algunos pacientes, limita la obtención de datos precisos que necesita el médico tratante para emitir un diagnóstico más efectivo. Además, fomenta el hecho de que los pacientes no quieran asistir a la consulta presencial, después de ser atendidos en línea, y el examen físico es de vital importancia en la precisión de un buen diagnóstico, aumentando la posibilidad de cometer errores médicos.
 
Además, la falta de normas claras y de cuidados con miras a proteger la información que suministran los pacientes a través de WhatsApp es otro parámetro que aporta angustia y ansiedad a los médicos tanto en los requerimientos sobre ética, legalidad y calidad en la atención y la relación con el paciente.
 
 
●  Material dirigido solo a profesionales de la salud.
●  Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano.
● Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.
RB-M-18191