Un problema de importancia mundial como la Covid-19 ha propiciado la realización de investigaciones constantes. En una reciente declaración, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que se trata de la situación más grave a la que se ha enfrentado desde su fundación en 1948. Y eso no es todo porque también se prevé que sus consecuencias se mantengan presentes durante décadas. El panorama no luce alentador a corto, mediano y largo plazo.

Síntomas de la Covid-19

En ese sentido, un aspecto a considerar es la extensa gama de síntomas que se han identificado hasta el momento. La lista más completa que se tiene hasta el momento fue obtenida por la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Al encuestar a más de mil 800 pacientes obtuvo cerca de un centenar de señas.

La información es importante porque le ayuda al personal médico a determinar si se trata de un caso sospechoso. En caso de que sea así es necesario aplicar alguna de las pruebas para la detección de la Covid-19 y así confirmar su condición.

Pero ahora lo que falta por definir es la duración de los síntomas. A diferencia de otras enfermedades, muchos de ellos pueden permanecer inclusive si el paciente se recupera.

Molestias más frecuentes que continúan a largo plazo

Como parte de una investigación publicada en el Journal of the American Medical Association (JAMA), se dio seguimiento a 143 pacientes italianos durante 60 días. El resultado es que el 87.4 por ciento de ellos continuó con síntomas inclusive después de haber superado la enfermedad. Sin importar que en las nuevas pruebas para la detección de la Covid-19 dieron negativo, las molestias persistieron.

El trabajo identificó 17 síntomas que se repitieron con mayor frecuencia en los pacientes señalados y son los siguientes:

  • Fatiga.
  • Disnea.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Dolor en el pecho.
  • Tos.
  • Alteración del olfato.
  • Síndrome de Sicca.
  • Rinitis.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Alteración del gusto.
  • Dolor de cabeza.
  • Producción de esputo.
  • Reducción del apetito.
  • Dolor de garganta.
  • Vértigo.
  • Mialgia.
  • Diarrea.

Por su parte, los participantes en el trabajo declararon que las molestias y la intensidad del dolor sí disminuyeron con el transcurrir del tiempo. Pese a ello, no desaparecieron en su totalidad.

A su vez, son sólo algunos pacientes los que han logrado una recuperación plena con la erradicación de síntomas por completo. Por eso ahora lo que falta por definir es el motivo por el que algunos sí han logrado reponerse y otros no.