El trabajo médico es demasiado complejo porque requiere de sacrificio, desvelos y mucha perseverancia. Además se debe estar consciente de que es una profesión en la que existe un elevado nivel de estrés y una fuerte presión por parte de los pacientes y sus familiares. Todos quieren una atención inmediata aunque es no pueda ser posible. Aunque a pesar de todos los obstáculos también es un trabajo que ofrece retribuciones invaluables como recibir el agradecimiento de las personas a las que curas.

Ahora bien, dentro de las adversidades a las que están expuestos todos los profesionales de la salud, una de las más temidas es sufrir una demanda por negligencia médica. No es una situación agradable y nadie la quiere vivir.

Con lo anterior en mente, en Saludiario te compartimos algunas de las causas más frecuentes de denuncia por negligencia médica que se pueden evitar. En primera instancia siempre se encontrará evitar afectaciones al paciente, aunque también es importante prevenir cualquier tipo de acción que pueda dañar tu imagen y prestigio.

Daños durante el embarazo o parto

A lo largo de los últimos años, la especialidad que ha recibido más denuncias ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) por una mala práctica médica es la de Ginecología y Obstetricia. Ofrecer un servicio deficiente durante el embarazo o parto es una falla común en nuestro país y tú debes evitar repetir esta falla.

Diagnóstico equivocado

La base de cualquier consulta médica es realizar un diagnóstico preciso y certero. De aquí parte toda la atención previa y por eso es un punto tan importante. A cada paciente se le debe hacer las preguntas adecuadas y una revisión minuciosa para determinar el origen de la molestia. El inconveniente es que muchas veces no existe demasiado tiempo al interior del consultorio.

Prescripciones de medicamentos equivocadas

Sumado al punto anterior, tu labor como médico, después de identificar el origen de la enfermedad, es ofrecer el tratamiento más adecuado. Para hacerlo te debes auxiliar de fármacos y las dosis precisas que ayuden a la recuperación plena del paciente. Ante cualquier duda recuerda siempre hacer una segunda revisión de confirmación que te permita tomar la mejor decisión posible.

Errores dentro del quirófano

La realización de cualquier cirugía siempre implica un riesgo, tanto para el paciente como para todo el personal médico involucrado. Cualquier tipo de falla o error puede derivar en una denuncia por negligencia. Por lo mismo, es indispensable mantener máxima concentración para evitar cometer equivocaciones que puedan tener repercusiones legales.