En México se considera que las enfermedades relacionadas con el hígado son la cuarta causa de muerte a nivel nacional. Esto quiere decir que las complicaciones resultado de la infección por Hepatitis C cobran la vida de miles de personas cada año. Esta situación se debe a que se le considera un padecimiento invisible debido a que la mayoría de los casos no presentan síntomas notorios hasta las últimas etapas.

Mayoría de pacientes desconocen que tienen hepatitis C

El principal reto al combatir esta enfermedad es que, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 80 por ciento de las personas que la padecen no están conscientes de su condición y no son tratadas a tiempo. En tanto que se debe tomar en cuenta que este padecimiento es bastante sencillo de tratar e inclusive en México es de libre acceso.

Ahora bien, la hepatitis C es causada por el virus VHC y se divide en dos cuadros clínicos. El primero denominado agudo es una infección de corta duración (de menos de seis meses) que en ocasiones el cuerpo es capaz de combatir y el virus desaparece. Pero en la mayoría de las personas la infección se convierte en crónica y causa graves problemas de salud que dañan al hígado como son la cirrosis, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Información valiosa que tus pacientes deben conocer

Por tal motivo es necesario que hables de manera constante con tus pacientes. Mediante la información confiable puedes lograr grandes cambios. Es por eso que a continuación te compartimos cinco consejos sobre la hepatitis C que debes comunicar dentro de tu consultorio.

  1. El VHC se contagia por contacto con sangre infectada del virus. En México el principal riesgo es la transfusión sanguínea, especialmente si fue recibida antes de 1995. Es importante verificar que, si una persona es donadora de sangre, plaquetas o de órganos, se realice una prueba de detección para evitar contagios.
  2. Si tus pacientes tienen pensado realizarse un tatuaje o perforación primero deben asegurarse que las agujas y todo el material utilizado sea nuevo y venga empaquetado estéril. Esto garantizará una mayor seguridad y evita los contagios.
  3. Al acudir a un corte de cabello o manicura, se recomienda siempre revisar que los utensilios se desinfecten entre usos. Es posible que la máquina de afeitar o las pinzas para cutículas se contaminen con el VHC. Es por ello que siempre se deben desinfectar correctamente todos los artículos que se comparten en establecimientos como salones de belleza y barberías.
  4. El cuidado sexual incluye utilizar protección no solo para evitar una enfermedad de transmisión sexual, VIH o embarazos no deseados sino también contra el VHC, en especial si se ha contado con más de una pareja en los últimos seis meses.
  5. Finalmente, una de las principales causas de la propagación de la hepatitis C es el uso compartido de agujas o materiales de drogas. Incluso sustancias no inyectadas como los narcóticos inhalables pueden provocar un contagio. Es necesario no utilizar artículos personales en conjunto.