Ha transcurrido más de año y medio desde que se identificó el nuevo virus SARS-CoV-2 y el mundo nunca ha logrado ser como antes. A partir de entonces inició la pandemia más grave del último siglo y a la fecha se mantiene activa en gran parte del planeta. Conforme se han realizado investigaciones se ha obtenido información de valor y han cambiado las recomendaciones generales. Tal vez el mayor ha sido la opinión que se tiene acerca del cubrebocas. Hoy ya se recomienda su uso general pero al inicio no fue así.

Antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretara esta nueva emergencia se pensaba que las mascarillas eran exclusivas para enfermos. Su función principal era evitar que una persona infectada transmitiera el virus, aunque por medio de estudios se verificó que no era su única utilidad. Ahora se sabe que los sanos también deben proteger su nariz y boca porque reduce la probabilidad de que se infecten.

¿Fue un error relajar las medidas sanitarias?

Por lo anterior es que uno de los mayores cambios fue instruir que absolutamente todos debían de utilizar cubrebocas. La indicación se mantuvo por meses hasta inicios de este 2021. En su momento los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) presentaron una actualización radical sobre su uso. El cambio señala que ya no es necesaria la mascarilla pero solo cuando se trata de personas que ya cuentan con el esquema completo de vacunación.

La decisión fue muy criticada en su momento aunque los CDC se mantuvieron firmes con su postura. Aunque hoy todo ha cambiado debido al aumento de contagios ocurridos en Estados Unidos. Durante las últimas semanas se ha estancado la vacunación en el país debido a las personas que se niegan a recibir el biológico.

De igual forma, la aparición de la Variante Delta es otro factor que ha empeorado el panorama. Se estima que ya representa la mayoría de los nuevos casos en Estados Unidos y eso se traduce en una mayor transmisión del virus.

De regreso al uso general de cubrebocas

Por todo lo anterior el día de hoy los CDC tuvieron que presentar una actualización a su guía sobre el uso de cubrebocas. El mayor cambio es que ahora inclusive las personas que cuenten con el esquema completo de vacunación deben usar mascarilla si están en zonas con transmisión alta o sustancial de la infección.

Al respecto, actualmente el 46 por ciento de los condados de Estados Unidos mantienen una transmisión alta y el 17 por ciento tiene una transmisión sustancial. Por lo tanto la indicación deberá seguirse en más de la mitad del país.

En tanto que las personas que no han recibido la inmunización o solo cuentan con una dosis deben mantener el uso de cubrebocas en cualquier lugar o situación. Además se menciona que los líderes políticos y autoridades estatales deben alentar a los ciudadanos a recibir la vacuna lo más pronto posible.