Aunque hasta el momento se han aplicado poco más de 500 mil dosis de la vacuna contra la Covid-19 en México, la cifra es bastante baja. Mientras en países como Israel ya se ha inmunizado al 20 por ciento de la población, aquí no se conseguido ni el uno por ciento. En parte ha sido provocado por una estrategia deficiente y otros factores como la reciente decisión de Pfizer de restringir el envío de sus insumos por tres semanas. Mientras tanto, los últimos días han sido los más mortales y con mayor número de infectados desde el inicio de la pandemia.

Por su parte, cuando se presentó el Plan Nacional de Vacunación Covid-19 se manifestó que el gobierno federal sería el único encargado de la administración y aplicación de la vacuna contra esta nueva enfermedad. Al ser un tema de seguridad nacional ninguna empresa podría adquirirla. De hecho ni siquiera está disponible en hospitales privados porque los pocos médicos de ese sector que la han recibido se han tenido que desplazar a instalaciones de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

Vacuna sí estará a la venta en México

Pero el día de hoy eso ha cambiado gracias a un anuncio que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina. Dio a conocer que instruyó a la Secretaría de Salud (SSa) otorgar autorizaciones a empresas privadas y gobiernos estatales para comprar y aplicar vacunas.

“He dado instrucciones al secretario de Salud, Jorge Alcocer, para que hoy mismo se emita un comunicado estableciendo que cualquier empresa o Gobierno local que quiera adquirir vacunas para aplicarlas en México tiene autorización”.

Ahora bien, aunque ahora cualquier particular o un gobierno estatal podrá adquirir la inmunización, existe un protocolo que se deberá seguir. Es necesario que se presente un contrato formal ante la SSa para la adquisición de vacunas. En el mismo se debe especificar el número de dosis requeridas y el domicilio de la empresa en que se realizará la aplicación.

En ese sentido, AMLO comentó que se tomó esta decisión para que no se malinterprete que el gobierno tiene un monopolio en el manejo de las vacunas. También dijo que habrá una estricta revisión de documentos para evitar cualquier tipo de ilegalidad.

“Quieren adquirir vacunas, están en libertad de hacerlo, no quiero que se preste a la politiquería, esto es un asunto muy serio y hay que definir las reglas, no habrá retrasos en las autorizaciones, también para que no andén engañando de ‘voy a comprar’ y no hay nada en los hechos, que es pura demagogia”.

Se podrá elegir la vacuna de cualquier farmacéutica

Mientras que otros de los aspectos relevantes es que cada empresa o gobierno estatal podrá elegir el tipo de vacuna contra la Covid-19 que prefiera. El único requisito es que ya hayan sido aprobadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Al respecto, se debe recordar que hasta este momento las únicas dos ya avaladas son la de Pfizer y la de AstraZeneca/Universidad de Oxford. Mientras que las de CanSino y la Sputnik V ya presentaron la documentación requerida y están a la espera de recibir un veredicto.

Lo que más ha llamado la atención de esta decisión presidencial es que precisamente el día de ayer el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, repitió su oposición a que los gobiernos estatales adquieran la vacuna. En sus palabras, lo más conveniente es que exista una política nacional porque eso facilitaría tener un control de la campaña de vacunación.

¿Y tú qué opinas de que ahora las empresas y estados van a poder comprar y aplicar la vacuna contra la Covid-19?