Desde el pasado 1 de octubre dio inicio la campaña de vacunación contra la influenza en nuestro país. Aunque siempre ha sido importante, ahora lo es todavía más por el actual contexto que se vive. De hecho, a diferencia de años anteriores, ahora se ha observado un mayor interés de parte de la ciudadanía. Como consecuencia, en varios centros de salud se ha reportado que los insumos se han agotado durante los primeros días.

Por su parte, en esta primera etapa de la campaña se tiene previsto aplicar la inmunización a los grupos más vulnerables. En este caso se trata de adultos mayores, personas con VIH, cáncer y enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, obesidad, enfermedad pulmonar y cardíaca crónica, además de embarazadas y niños menores de cinco años. Además también se encuentran los profesionales de la salud, sector del que el 86 por ciento ya recibió la vacuna.

AMLO se protege de la influenza

Ahora bien, por sus características, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ubica dentro de la población en riesgo. Se debe recordar que tiene 66 años de edad, además de hipetensión, sobrepeso y haber sufrido un infarto agudo al miocardio en 2013.

Como medida preventiva y para mostrar su responsabilidad, el mandatario acudió a recibir la vacuna de la influenza. La información fue confirmada por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Además se compartió una fotografía que muestra que tanto el político como su esposa, Beatriz Gutiérrez Mueller, recibieron la inoculación.

¿Y el cubrebocas para proteger a los demás?

Aunque en primera instancia se trata de un acto correcto, las críticas han surgido a partir de la imagen en la que ninguno de los dos usa cubrebocas, mientras que el personal de enfermería sí.

Por su parte, tampoco es una total sorpresa porque desde el inicio de la pandemia el mandatario ha mostrado su desacuerdo a la principal medida preventiva recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta el momento, las únicas ocasiones en las que se le ha visto con cubrebocas es dentro de aviones por ser un requisito para poder viajar.

A su vez, López Obrador ha señalado que la única estrategia que siga es mantener una sana distancia de los demás para evitar contagiarse. Aunque la situación le ha funcionado, más allá de la protección personal también se encuentra el cuidado hacia los demás.

La mascarilla no sólo disminuye la probabilidad de que una persona se contagie sino que también lo hace con el entorno cercano. Por lo tanto, su uso protege a varios individuos al mismo tiempo. Además las evidencias científicas han sido claras al mostrar que se trata de la mejor estrategia contra la Covid-19.

¿Y tú que opinas de la negativa a usar cubrebocas de AMLO, inclusive junto a personal de enfermería?